INTEGRACION DEL CONOCIMIENTO LA FE Y LA PRACTICA EN LA EDUCACION CRISTIANA PARTE II

Por George H. Akers y Roberto D. Moon
(Revista de la Educación Adventista,
V. 42, No. 5,)
Traducción por el Lic. Fco. Flores


BLANCO: El propósito de este estudio es entender mejor el significado, las necesidades el proceso de la integración del conocimiento, la fe y la práctica en cada aspecto de la educación cristiana.

OBJETIVOS: En la parte II, trataremos de fomentar más todos los objetivos citados en la parte I, en bien de la completa unidad instruccional, pero daremos mayor atención a aquellos que especificamos a continuación. Si presta la debida atención el lector, estará capacitado para:

1. Identificar conceptos bíblicos importantes y temas espirituales que debieran enseñarse como parte de la educación cristiana.

2. Comprender la diferencia entre el currículum formal e informal, y utilizar cada uno para alimentar y nutrir la fe.

3. Proveer de un plan para las actividades de la escuela, que de oportunidad a los estudiantes de poner en práctica la vida cristiana activa, mediante el esfuerzo unificado de la clase donde haya testificación cristiana y logros.

4. Emplear el principio de experiencia vicaria en las distintas materias, a fin de desarrollar los valores y actitudes cristianas.

5. Discernir las posibilidades de IAFP en el proceso instruccional, e implementar una variedad de estrategias de enseñanza que destaquen las lecciones espirituales inherentes a cada especialidad académica.

TEMAS UNIFICADORES

El darse cuenta de que los temas unificantes son una de las más grandes ayudas para generalizar la IAFP en sus clases. Muchos de estos temas edificantes tienen implicaciones para la mayoría de las materias del currículum formal, así como para los varios aspectos del currículum informal.

En este artículo el lector puede observar cómo tales temas han influenciado a los autores respecto a IAFP. Por ejemplo, en la parte I fue discutida la implicación de cinco temas doctrinales. Lo que sigue, son algunos temas que han sido de especial ayuda para los autores, con el fin de entender mejor cómo integrar el aprendizaje con la fe y la práctica.

I. Temas sobre el evangelio, como Cristo los enseñó.

A. ¿Cómo es en verdad el Padre? Tú puedes confiar en El.

1. Dios es amor (incondicional, imparcial, inexhaustible). Ama a los pecadores.

2. Dios perdona el pasado, te ayuda a comenzar con nuevos bríos.

3. Dios actuó y salvó al hombre perdido, de la penalidad y del poder del pecado.

4. La salvación es un don gratuito de Dios.

5. Los mandamientos de Dios son de naturaleza protectora, los observamos por gratitud y amor por El.

6. Jesús venció a Satanás en el Calvario; Satanás es un enemigo vencido y derrotado. Por lo tanto, Dios le ha dado a Cristo toda potestad y poder.

7. Jesús nos concede toda esta autoridad y poder para trabajar en su nombre, pues estamos unidos a El por la fe.

8. Estamos aquí para proclamar estas buenas nuevas al mundo.

B. ¿A qué es semejante el reino de Dios?

1. Es espiritual - nuestra ciudadanía es espiritual. Dios conoce quiénes son sus hijos, pues están en todas partes.

2. El Espíritu Santo es un don especial de Dios, para instruirnos y transformarnos.

3. Los santos ángeles ministran incansablemente nuestras necesidades, ayudándonos y protegiéndonos.

4. Dios nos dota de poderes sobrenaturales mediante su Palabra y mediante la oración.

5. La abnegación es el principio operativo de su reino. Debemos aprender a ser abnegados aquí, mediante el servicio desinteresado en favor de otros.

6. Jesús volverá para reclamar a los suyos. Su reino triunfará.

II. Una gran controversia tiene lugar en el universo entre el bien y el mal, y todos estamos tomando nuestro lugar en algún lado de este conflicto, cada momento y en cada decisión que tomamos. Nosotros escogemos nuestro destino; nuestra eternidad está en juego.

III. Satanás ha atacado el carácter de Dios y está empeñado en enjuiciar a Dios ante el universo. Por lo tanto, es nuestro privilegio vindicar la integridad y la sabiduría de Dios y de su gobierno.

IV. Sólo una visión de lo eterno mantiene las cosas en su verdadera perspectiva. Las seducciones de Satanás y el pecado, pierden su atractivo, cuando vemos las cosas desde la perspectiva de Dios.

V. Es importante el uso del tiempo. Dios nos ha prestado este poco de tiempo para ver qué haríamos con la eternidad si la tuviésemos. Hemos de rendir estricta cuenta del talento del tiempo.

VI. La verdadera humildad es una evidencia clara de que el principio de Dios está obrando en nosotros y es opuesta a la vanidad, la cual es la marca que pone el enemigo en los que le pertenecen. (Cooperación versus competencia, son los diferentes modus operandi de los dos reinos y es también una aplicación de este tema general).

VII. Por la contemplación somos transformados (Efectos de lo que vemos y oímos). Todo lo que hemos experimentado alguna vez, inevitablemente llega a ser una parte de nosotros. Por lo tanto debemos guardar las avenidas del alma.

VIII. Dios quiere realizar algo especial en nosotros mediante el proceso de la educación Cristiana. Podemos llegar a comprender este concepto cabalmente, y cuando lo estudiamos cuidadosamente, en los escritos de Elena G. de White. Es en una escuela cristiana donde vamos a descubrir nuestros dones espirituales especiales y talentos para ser usados en el servicio de Dios.

No dudamos que nuestros lectores podrían añadir algo más a esta lista. Nosotros sólo hemos escogido el tema "Futurismo" para ilustrar cómo un tema unificante podría guiarnos en la integración del aprendizaje, la fe y la práctica en el currículum formal o informal.

FUTURISMO EN LA EDUCACION CRISTIANA

Una de las críticas que se le hacen a la educación hoy, es que está orientada hacia el pasado. Es función de la educación tomar en cuenta los 5,000 años del conocimiento humano, lo cual llamamos el legado de la raza o la herencia cultural, e inducir en la próxima generación todo lo que la raza humana ha conocido. Los maestros, por consecuencia, tienen una gran tarea que cumplir, y esta es mayormente una orientación hacia al pasado.

Felipe Phenix, de la Universidad de Columbia, augura que los maestros del futuro van a ser "sipnóticos", maestros que tendrán la habilidad de encontrar el hilo, los temas y los patrones que dan significado a la mera información. Sin esto, advierte, nuestra juventud va a hacer estallar sus circuitos mentales por una sobre carga de información y alejándose del asombroso desafío de salir adelante con la vida moderna. Hay algunas evidencias de que esta desesperanza respecto a la escolaridad, ya comenzó. El provocativo libro de Iván Illich titulado Desescolarizando a la Sociedad, arroja alguna luz interesante sobre este problema.

Así, la pregunta es si las escuelas, en su orientación hacia el pasado, están dando realmente a los jóvenes una información equivocada al proveer un currículum que asuma que ellos están entrando en una sociedad tranquila y justa. La vida no va a transcurrir de la misma manera como ellos la han estado estudiando
en el pasado. Nos estamos moviendo hacia un mañana, descrito por los futuristas, como caótico y convulsionado.

Enseñar a nuestros jóvenes cómo manejar el cambio, cómo arreglárselas con el fenómeno de cambios acelerados que promete ser catastrófico en sus impactos, según los educadores más notables, es el objetivo primario de la educación moderna. Aprender cómo sobrevivir mental, física y espiritualmente en una era de desintegración social será la tarea más ardua que tengamos que realizar. Ahora, si este es un objetivo legítimo para la educación secular hoy, ¿qué implicaciones tiene esto para los educadores cristianos quienes creen que la juventud de hoy puede en verdad ser parte de la última generación, un grupo especial que deberá ser probado en el horno de la persecución y tendrá que testificar a cerca de su fe? Ello es, en efecto, un pensamiento solemne que algunos de estos jóvenes descuidados, quienes nos entretienen diariamente con sus travesuras inocentes y sus charlas sin sentido, pronto tendrán que pasar por momentos difíciles al participar en la terminación de la obra. Ojalá que se mantengan firmes cuando tengan que comparecer ante reyes y legisladores para dar razón de su fe. ¿Qué estamos haciendo en nuestras clases para prepararlos para su cita con el destino?

Nuestras clases de Historia y Ciencias Sociales ¿analizan los eventos y las condiciones sociales a la luz de las profecías bíblicas, a la manera en que Cristo lo haría? En Juan 16, Cristo explicó a sus discípulos lo que ellos tendrían que afrontar, y su propósito al declarárselos. La razón de la profecía era: "Estas cosas os he hablado para que no tengáis tropiezo ... os digo esto para que cuando llegue esa hora, os acordéis que ya os lo había dicho ... Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz, en el mundo tendréis aflicción, mas confiad, yo he vencido al mundo. (Jn.16: 1,4,33).

Los discípulos fracasaron en comprender la mayor parte de lo que Jesús estaba comunicándoles, pero después de su resurrección y ascensión, las recordaron. Su fe fue maravillosamente fortalecida y su seguridad en El los capacitó para enfrentar las persecuciones que siguieron. ¿Está usted usando la revelación hallada en la Biblia y las profecías de tal modo que asegure este mismo resultado en las vidas de sus estudiantes al ser probados dentro de poco tiempo? Si usted no les ha enseñado nada, nada tendrán para recordar. Construir una vida de fe, es el verdadero significado de la educación Cristiana.

Presentamos a continuación algunos asuntos a consideración:

1. ¿Cómo relaciona el sano vivir con el futuro?

2. ¿Qué papel desempeñarán los valores absolutos (Ley de Dios) en el futuro?

3. ¿Cómo discute con sus estudiantes la misión de sus vidas y preparación para el futuro a la luz de la inminencia del fin? (Esto tiene que ver con el enfoque que ellos le dan a su carrera, ya que algunos pueden escoger como fin el hacer dinero o el servicio abnegado).

4. ¿Cómo maneja los problemas éticos tales como la ingeniería genética, la contaminación ambiental, el control de la natalidad, la manipulación de la mente a través de los medios masivos de comunicación y la propaganda? ¿Ayuda usted a sus estudiantes a bregar con estos asuntos de actualidad desde una perspectiva bíblica?

5. Está usted fortaleciendo a sus alumnos para estar en guardia en contra de las ciencias ocultas, tales como: la astrología, ciencia ficción del espacio, objetos voladores no identificados, espiritismo y actividad demoniaca?

6. ¿Serán capaces sus alumnos de distinguir entre los profetas de Dios y los profetas de Satanás; y entre los milagros de Dios y los falsos milagros de Satanás?

7. ¿Está usted ayudando a sus alumnos a desarrollar un criterio espiritual mediante el cual juzguen la nueva avalancha de engaño de los juegos sofisticados que probablemente se van a multiplicar en el futuro? (El ajedrez se ha quedado corto y no puede competir con los llamados Calabozos y Dragones).

8. ¿Cómo está usted preparando a sus estudiantes para abandonar el materialismo como: casas bonitas y con exceso de confort, carros último modelo, artilugios, los alimentos rápidos, el vicio de la televisión y todas las otras cosas que el enemigo ofrece y que hacen dependientes del sistema mundano a las personas? Cuando esto mundano acabe, ¿estarán ellos listos para ser sostenidos simplemente por las promesas de Dios?

9. ¿Cómo está usted bregando con las siempre creciente aceptación del uso de las drogas, para escapar de la constante presión que ejerce la sociedad en la vida cotidiana? ¿Está usted como maestro, ayudando a sus alumnos a entender cómo la psicología del uso de las drogas contrasta con la cosmovisión de la vida cristiana?

10. ¿Está usted ayudando a sus alumnos a desarrollar actitudes saludables que producirán hogares cristianos felices y matrimonios estables y permanentes, a la luz de las declaraciones que predicen el colapso de la familia?

Aquí sólo hemos comenzado la letanía de desafíos especiales relacionados con el futuro. Sobre esto Elena White escribió:

"En las visiones de la noche me fue dicho: 'Encarga a los maestros de nuestras escuelas que preparen a los estudiantes para lo que va a sobrecoger al mundo'".

¿Cuán a menudo habla usted a sus alumnos acerca de los eventos finales? ¿Interpreta usted los eventos actuales en términos de significado espiritual? "La tarea del pueblo de Dios es la de prepararse para los eventos futuros que pronto vendrán sobre ellos con una fuerza aplastante".

Cuando leemos el Conflicto de los Siglos y llegamos al último capítulo donde Elena White describe la suerte de los falsos pastores, guardadores del domingo, quienes están engañados por el espiritismo. Sus correligionarios despiertan demasiado tarde de su sueño fatal y se dirigen a sus pastores diciendo: "Vosotros sabíais esto, pero nunca nos prevenísteis"; ¿concluimos que esto sólo es para los clérigos de las iglesias apóstatas quienes han traicionado la verdad sagrada? Esta denuncia podría referirse en un sentido más amplio a todo guía espiritual, a todo tipo de maestro religioso. ¿Podría alguno de nuestros estudiantes un día decirnos: "Mientras estuve en su salón de clases me senté por cuatro años ante usted y nunca me habló de las profecías que trataban los eventos finales?. Jamás tocó temas religiosos en sus clases o habló del voluminoso contenido de seguridad que ofrece la Palabra de Dios. Sí, lo escuchamos hablar fuera de clase, pero sus pláticas tenían que ver con discusiones sobre qué equipos iban a participar en el Supertazón, cómo iba el béisbol de las grandes ligas. Sí, muchas veces se juntó con nosotros para hablar de frivolidad propia de gente con mentalidad infantil. Sí, yo era una de las ovejas de su rebaño; una oveja, sí, y usted era un falso pastor. Usted me falló cuando más lo necesitaba". ¡Qué reproche tan destrozador!

La sierva del Señor aconseja que la seriedad de los tiempos en que vivimos y los acontecimientos religiosos que se despliegan ante nuestra vista, y que son señales de los últimos días, debieran ser enfatizados y presentados a nuestros estudiantes. Elena White fue una educadora futurista en el sentido más amplio de la palabra. Aplaudiría cualquier currículum que expusiera la escatología (estudio de los eventos finales), ya sea que ésta fuera presentada en la clase de Biblia, en la clase de historia o en manuscritos periódicos o seminarios. Este énfasis importante debiera ser un elemento permeante del currículum oculto y algo inconsciente que estuviera en el ambiente de toda la familia escolar. Es un marco de referencia básico que puede asegurar la integración de la fe y la práctica en una escuela Cristiana, porque es tan moderno como el mañana. Debidamente presentado, con una fe firme en Dios, vacío de sensacionalismo, temor y paranoia, la escatología bíblica motiva a la juventud a convertirse en conocedores del desarrollo de los acontecimientos que se despliegan en el drama de la gran controversia y por lo mismo determinarán de qué lado se ubicarán en ella. Además serán motivados a testificar por Cristo.

¿QUE ES EL CURRICULUM FORMAL?

Una definición amplia de currículum sería: El currículum incluye lo que es enseñado por cualquier experiencia, en la cual influye una institución educativa. Y, puesto que esta definición es muy general, es conveniente y valioso definir los términos del currículum formal, el currículum informal y el currículum oculto.

El currículum formal. Es lo que comúnmente se enseña en las clases que son normalmente impartidas como parte del programa de educación elemental, secundaria y superior.

El currículum informal. Es lo que se enseña a través de experiencias de aprendizaje y que no son parte de los cursos formales.

El currículum oculto. Es lo que se enseña en forma no intencional, mediante el currículum formal y el informal. Algunas veces el currículum oculto influye más en los estudiates que lo que los maestros mismos tratan de transmitirles. Entender el currículum oculto, hace más fácil evitar aprendizajes incidentales no deseables, al analizar cuidadosamente los maestros, cómo las materias interactúan con sus métodos de instrucción.

¿POR QUE ENSEÑA USTED LO QUE ENSEÑA?

Con frecuencia hemos preguntado a los maestros, "¿Por qué debiera ser incluida esta materia o tópico en el currículum de una escuela adventista del séptimo día? Muchos maestros quedan turbados y tienen dificultad para responder a la pregunta. Por lo tanto, las bases para seleccionar nuestras materias y métodos de enseñanza, depende de que tengamos una clara comprensión de qué deseamos lograr a través de la instrucción.

Por cada disciplina que examinemos en las siguientes secciones de este artículo, primero nos preguntaremos, "¿Qué queremos lograr al incluir esta materia en el currículum de las escuelas adventistas del séptimo día?

Limitaciones de espacio previenen a este artículo de tratar comprensivamente muchos aspectos del currículum formal, informal y oculto, que juegan un papel importante en la IAFP. Los aspectos tratados debieran proveer ilustraciones de cómo generalizar el concepto.

Lo que resta de este artículo está dividido en dos secciones amplias. La primera presenta ejemplos seleccionados del currículum formal e informal y del currículum oculto. La segunda parte, examina ocho materias de las áreas principales del currículum formal.

LO OCULTO Y NEGATIVO

VERSUS

LO INFORMAL Y POSITIVO

La diferencia entre lo informal y el currículum oculto es a menudo un asunto de conocimiento o de conciencia. Por ejemplo, cosas imponderables que sucedan al autobús escolar, lo más probable es que hagan una contribución negativa en el currículum oculto. Por otra parte, actividades planeadas para el autobús, pueden ser una contribución al currículum informal.

Buena música e historias contenidas en una cinta magnetofónica, pueden ser tocadas en el sistema de sonido del autobús. Esto puede reducir la inquietud de los estudiantes, mientras que al mismo tiempo pueden aprender a gozar de la buena música o a desarrollar actitudes cristianas positivas mediante las historias. Como una sugerencia más, un supervisor adulto o un estudiante mayor podrían dirigir los cantos del grupo mientras viaja.

Métodos para calificar. El seleccionar un procedimiento, no obliga a los estudiantes a competir los unos con los otros, sino que más bien los motiva a alcanzar blancos más altos, aumenta así la probabilidad de que ellos hagan progresos mayores, se ayuden unos a otros y desarrollen actitudes más positivas hacia la escuela y hacia la educación.

El currículum escondido en los libros de texto seculares. El teísmo, la orientación de la vida hacia un Dios, percibe las dimensiones ocultas de la realidad, lo supernatural, y busca ejemplos de Dios obrando en el mundo. El humanismo, que es lo opuesto al teísmo, se ocupa sólo de lo que se ve, o sea las dimensiones naturales de lo observable y se concentra en lo que el hombre hace en el mundo (su mente, sus goces, su sociedad, sus artes y civilización, sus logros ya sea en la ciencia o en la tecnología, etc.). Es la tarea central del maestro cristiano desarrollar y mantener una actitud teísta de su materia que enseña, y ayudar a los alumnos a comprender los más profundos niveles de la realidad.

Desafortunadamente, libros de texto preparados comercialmente y materiales de aprendizaje tratan la materia desde un punto de vista totalmente humanístico. ("El hombre ha evolucionado y se mejora cada día. A nadie debe sus logros y su existencia. El hombre es la medida de todas las cosas"). Estas presuposiciones básicas permean los programas de la educación secular. Cuando estos materiales son empleados en la educación cristiana, forman un "currículum oculto" sutil y muy poderoso. Sin duda este humanismo influye en el pensamiento de muchos de nuestros estudiantes y socaba la cosmovisión teísta del mundo, que buscamos promover e ilustrar en cada actividad.

Programas Escolares. ¿Es el objetivo de los programa escolares meramente entretener? ¿Tienen nuestros programas objetivos espirituales, o simplemente mantienen a los alumnos ocupados? Y cuando satisfacen un propósito más serio, como el desarrollo del talento, ¿se pone el énfasis en la excelencia y el enriquecimiento o en la vanidad y la vanagloria humana? Los programas para los estudiantes proveen una oportunidad espléndida para promover los más altos ideales del hogar, la escuela, la iglesia y la nación. Y cuando han probado ser buenos, pueden inspirar a todos los que asisten. Cuando los alumnos y los maestros trabajan juntos estrechamente en la preparación de tales programas, sabiendo siempre que el fin y el propósito es la gloria de Dios, integrar el conocimiento con la fe y la práctica fluye en forma natural en todas las actividades. Esta área crítica requiere oración, vigilancia de todos los que forman la familia escolar.

Juegos en las canchas. ¿Qué tipos de actitudes se desarrollan al realizar actividades deportivas en las canchas de las escuelas cristianas? Claramente entendidas las reglas y la selección de juegos apropiados, puede hacer una gran diferencia en la conducta de los estudiantes. Los maestros debieran investigar e implementar actividades sanas que animen la cooperación y otras actitudes positivas.

Paseos al campo o días de campo. ¿Cuáles son los lugares apropiados para los días de campo? ¿Son los objetivos morales y espirituales parte de la orientación que se le da a tales actividades? ¿Están los alumnos preparados para sacar lecciones apropiadas de estas actividades? Algunas veces los maestros no piensan que los días de campo tienen alguna relación con los principios enunciados en la Biblia. Por consecuncia, muchos niños no tienen una comprensión clara de los resultados del pecado. Un viaje de estudio fuera de las aulas que puede ser efectivo, es llevar a los jóvenes a ver cómo operan las misiones en favor de los drogadictos, borrachos y otro tipo de individuos que son llevados cuando han tenido un colapso o recaída de su vicio. Que oigan los servicios de cantos y los testimonios. Mediante las experiencias vicarias y los testimonios de estas personas, los estudiantes se podrán apreciar tanto la frustración resultante de una vida de pecado, como la felicidad que produce la verdadera conversión. Hay en la radio programas que relatan experiencias de individuos cuyas vidas han sido cambiadas.

El sistema de intercomunicación. ¿Qué clase de música se toca en el sistema de intercomunicación? ¿Reduce esta música la ansiedad y la frustración? ¿Es clara o está distorsionada? Un sistema de audio pobre o en malas condiciones puede aumentar el nivel de ansiedad y de frustración, contribuyendo a acciones que alimentan actitudes y valores negativos. La buena clase de música, o la historia puede ayudar mucho al logro de una conducta positiva.

La música de fondo y las historias en el salón de clases. Una música de fondo a través del sistema de sonido, puede ser de mucha valía en el salón de clases. Un maestro, por ejemplo, pone una cinta magnetofónica de historias bíblicas o del programa "Su Historia Favorita", de esta manera está desarrollando los valores morales, mientras los alumnos se ocupan en sus manualidades. Hasta puede suceder que un alumno le pida a otro que baje la voz al hablar, pues quiere escuchar mejor la historia que se está relatando a través del sistema de sonido. Así el nivel de ruido se reduce, y mientras los alumnos están abstraído oyendo estas experiencias vicarias, lo más probable es que menos tendencia haya a observar una conducta negativa resultado del fastidio y el tedio en el salón.

Periódicos morales y cuadros. Cada cuadro que se exhibe tiene un mensaje. ¿Qué clase de mensaje está usted comunicando mediante los cuadros que se exhiben en los salones de clase? Seleccione los cuadros para ilustrar un objetivo o para transmitir un mensaje acerca de cómo ayudar o cómo evocar una doctrina ilustrada por un cuadro.

La biblioteca y la lectura que se hace en casa. ¿Qué clase de libros hay en la biblioteca? ¿Hay suficientes libros que tengan biografías de individuos cuyas vidas fueron una inspiración para los demás? A los niños les encanta leer historias y experiencias vicarias; las historias que contienen hechos positivos de los personajes de los cuales leen. Los estudiantes reflexionan y piensan que si tal o cual, persona a pesar de su limitación o dificultad pudo vencer, hay también esperanza para ellos.

¿Qué clase de historia le asigna usted a sus estudiantes para que lean? ¿Selecciona usted estas historias por el valor y las actitudes que transmiten? Después de haber oído una historia, le pregunta usted a sus estudiantes: "¿Qué hubieran hecho ustedes en estas circunstancias? Cuando los alumnos presentan una solución positiva, lo más probable es que sigan este curso de acción cuando se vean confrontados con situaciones similares.

Código sobre el vestir. ¿Entienden los estudiantes las reglas sobre el vestir y cómo se relacionan éstas con el sistema de valores cristianos? O, ¿son las reglas sobre el vestir arbitrarias? Algunas veces, secciones sobre las reglas del vestido simplemente reflejan la cultura en boga. En otras palabras, porque ciertas personas que se comportan de cierta manera se visten así, nosotros nos vestimos diferente para no parecernos a ellos. Los maestros debieran discutir abiertamente con sus alumnos el por qué ciertas personas se visten de cierta manera y cómo ciertos estilos comunican qué clase de gente son. Los jóvenes a menudo son muy ingenuos acerca del origen de ciertas modas y lo que éstas comunican.

Las Normas. ¿Son las normas y reglamentos sencillos y bien seleccionados? ¿Han sido comunicados de tal manera que los estudiantes puedan entender las razones del por qué de estas regulaciones? ¿Tienen los estudiantes la oportunidad de hacer sugerencias? Y cuando estas sugerencias e ideas son razonables, ¿han sido incorporadas a los reglamentos? Y los individuos que han escrito las reglas, ¿las cumplen ellos mismos? Frecuentemente, cuando se invita a los estudiantes a formular y proponer los reglamentos para la escuela, estos son tan rígidos que la facultad ha tenido que modificarlos y simplificarlos en lugar de imponerlos tales y como ellos sugieren. Los estudiantes ven a los maestros de un modo enteramente diferente.

Las normas deberían ser pocas y simples, de tal manera que sean bien entendidas. Esté seguro, de que cada persona las comprende y que, una vez promulgadas y aceptadas, tienen que cumplirse hasta que haya un cambio sistemático y oficial de ellas. Cuando un alumno se da cuenta de que no puede cambiar un reglamento, sencillamente se ajusta a él. Las normas deben ser razonables y administrativamente viables, pero también deben ser espirituales. Esto último constituye una fuente de molestia y confusión para los jóvenes, porque no saben cuáles son para la convivencia y el bien de la familia, la escuela, y cuáles son las normas de Dios que aseguran la felicidad, las salud y la vida santa. Esta distinción jamás debe ser borrosa, sino clara. Se ha de mantener la pureza del evangelio. El manejo atinado del correcto estilo de vida de los estudiantes, es una área muy fructífera para integrar el conocimiento la fe y la práctica, pues constituye un poderoso mensaje no verbal, que tiene que ver, si se asocia con la pregunta fundamental: ¿cómo es Dios? (¿Se puede confiar en El? ¿Se sentirá uno bien estando a su lado? ¿Qué equilibrio tiene entre la justicia y la misericordia?). Con mucho acierto Gaebelein señala: "Nada habla más elocuente a los niños y a la juventud, acerca del cristianismo básico de una escuela, que cómo trata a aquellos que se enredan con sus regulaciones. Disciplinarlos, constituye la prueba de ácido para la institución".

IAFP EN EL CURRICULUM FORMAL

La integración del aprendizaje, la fe y la práctica, es apropiada en cada materia que se enseña comúnmente en la escuela elemental, secundaria y de nivel medio. Todas las materias de las diferentes áreas, involucran ideas, actitudes, temas, procesos mentales y valores morales. En cada materia, los métodos de enseñanza usados tienden a crear valores cristianos o valores no cristianos, así como actitudes y estilos de vida. Esta sección puede servir como catalizador, para ayudar a los maestros a entender las muchas maneras que la integración del conocimiento, la fe y la práctica puede lograrse en sus respectivas áreas y materias de sus clases.

IAFP EN LAS MATEMATICAS

Cómo integrar el aprendizaje, la fe y la práctica en matemáticas, será nuestra primera tarea, pues muchos maestros cristianos se ven perplejos y no saben cómo integrar el aprendizaje, la fe y la práctica en una área como las matemáticas; y lo mismo sucede en otras áreas. Los principios usados en las matemáticas se pueden generalizar en otras materias del currículo.

Los objetivos generales al enseñar las matemáticas en una escuela cristiana, elemental, secundaria o de nivel medio incluyen:

1. El dominio de las habilidades en lo básico de las ciencias computacionales, es necesario para funcionar en una sociedad contemporánea.

2. Desarrollar habilidades en álgebra, geometría y trigonometría, de tal manera que los alumnos las usen en el colegio superior o en estudios técnicos.

3. Practicar y expandir los atributos del carácter, tales como limpieza, honestidad, pulcritud y servicio.

4. Desarrollar un conocimiento de cómo el razonamiento inductivo y deductivo y la formulación de axiomas se relacionan con las matemáticas, las ciencias, el estudio de la Biblia y el desarrollo de una filosofía cristiana de la vida.

5. Desarrollar una visión histórica de la motivación para entender el universo de Dios, misma que personajes inspirados como Galileo, Newton, Pascal y Einsten desarrollaron, y usaron conceptos matemáticos con este propósito.

6. Desarrollar una apreciación por el orden y estructura de la naturaleza, mediante la observación de la geometría y otros conceptos matemáticos ilustrados en el universo.

7. Relacionar los conceptos simples de probabilidad, a la teoría del origen de la vida, tal como lo enseña la evolución.

LAS MATEMATICAS; UNA MANERA DE PENSAR

Las matemáticas proveen una manera lógica de pensar, que puede ser usada al tratar de entender cómo interpretar la Palabra de Dios, así como el libro de la naturaleza. Las matemáticas debieran enseñarse de tal modo que enfatice este tipo de pensamiento y su uso para entender más acerca del Altísimo. San Pablo nos advierte: "Escudriñadlo todo y retened lo bueno" (1Tes. 5: 21). Este pasaje nos indica que Dios valora el pensamiento concentrado y cuidadoso, y el razonamiento matemático puede jugar un papel muy importante al desarrollar esta capacidad.

Una aceptación cristiana de las Sagradas Escrituras y el desarrollo de la fe, es un proceso que usa el razonamiento inductivo y deductivo y el sistema de axiomas y postulados que se usa en las matemáticas. Una persona puede, mediante la observación, ser inducido a aceptar la Biblia como la Palabra de Dios. Esta aceptación llega a ser una declaración axiomática que no puede ser probada en forma absoluta, pero que tiene que estar basada en la fe. Mientras esa posición de fe es mantenida, la Biblia se constituye en una base "a priori" para un estudio cuidadoso, usando tanto el razonamiento inductivo como deductivo para entender mejor a Dios, la gran controversia y sus planes para el hombre.

Los alumnos debieran ser ayudados a entender que el lenguaje formal de las matemáticas no se usa en la Biblia. Las expresiones idiomáticas y el estilo poético de la Biblia, carece de la precisión y exactitud del lenguaje matemático. Desafortunadamente, algunos cristianos intentan usar la Biblia como si su lenguaje fuera tan científicamente preciso como el usado en un libro de texto de matemáticas. Esto ha llevado a algunos a creer que la Biblia es inexacta o internamente inconsistente. Galileo claramente reconoció este problema cuando dijo: "Por cuanto las expresiones de la Biblia no están tan estrictamente encadenadas como están aquellas expresiones que gobiernan todos los efectos físicos de la naturaleza. La excelencia de Dios no es inferior en los fenómenos de la naturaleza que en las declaraciones de su Santa Palabra". El libro Lógica y Fe de Stuermann provee un análisis más completo de estos conceptos.

Muchos conceptos matemáticos pueden ser relacionados con conceptos espirituales. Las propiedades de los números, los procedimientos ordenados invitan a hacer aplicaciones y paralelismos espirituales. Como ejemplo diríamos, que los conceptos matemáticos nos pueden conducir a hacer las siguientes aplicaciones en el plano espiritual:

1. Lo finito - a lo infinito

2. Lo absoluto - a lo relativo

3. Lo cerrado - a lo abierto

4. Lo divergente - a lo convergente

5. Los postulados de la geometría - a corolarios espirituales.

6. Las estructuras y el orden en la naturaleza. Los matemáticos nos dan las herramientas que pueden mejorar nuestra comprensión de la estructura, belleza y orden en la creación de Dios. La regla de oro no es sino un sólo ejemplo de muchos que podrían ser usados.

7. La probabilidad de la Evolución. Cuando se estudia en clase la teoría simple de la probabilidad - que generalmente se estudia en el séptimo y octavo grados - el maestro puede conducir al grupo a ver la teoría de la evolución bajo el lente de la teoría de la probabilidad.

Eden Murray en su artículo: "Herejía en los Laboratorios de Biología, los Matemáticos Cuestionan a Darwin", indica que no es razonable creer que por el puro azar pudo haberse producido tal complejidad biológica del caos existente, en una cantidad de tiempo así como la sugieren los evolucionistas.

Muchos de los que contribuyeron a un mayor avance científico y matemático en el periodo del Renacimiento y de la Reforma, se esforzaron por entender mejor a Dios a través del libro de la naturaleza y buscaron desarrollar herramientas matemáticas distintas para entender mejor el universo de Dios. Al asignar la lectura de las vidas de hombres de ciencia como son: Galileo, Pascal, Kepler, Newton o Francisco Bacon, los maestros pueden ayudar a sus alumnos a entender el fervor con que estos hombres buscaron comprender mejor a Dios. Estas biografías permiten también a los alumnos de visión amplia, comprender el razonamiento de estos gigantes intelectuales. Se dice que Galileo una vez dijo: "sin las matemáticas, estoy ciego". El asombro que experimentaba al contemplar la creación de Dios se refleja en la siguiente declaración:

¿Cuándo es que la naturaleza hace algo en vano y de dónde proviene todo ese orden y belleza que vemos en el mundo? ¿Cómo es que el cuerpo de los animales están diseñados con tal arte y con qué fin fueron diseñadas todas sus partes? ¿Fue acaso construido el ojo sin tomar en cuenta los principios de la óptica? . . . ¿acaso los fenómenos que vemos no nos indican que hay un ser incorpóreo, viviente e inteligente?

¿ORGULLO O HUMILDAD?

Las matemáticas, (así como otras materias), debieran ser enseñadas de tal modo que los estudiantes talentosos no se vuelvan orgullosos o engreídos. Se les debiera ayudar a comprender que sus habilidades son un talento confiado por Dios para beneficiar a la humanidad. Desafortunadamente, muchos jóvenes llegan a engreirse por sus habilidades académicas. A través del currículo oculto, los maestros debieran comunicar humildad y su agradecimiento a Dios por las habilidades que Dios les ha dado. Al hacerlo, serán para sus estudiantes, un modelo positivo.

UTILIZANDO LAS MATEMATICAS PARA FACILITAR LA CREATIVIDAD

Las matemáticas poseen un desafío real a la creatividad del maestro en el afán de establecer relaciones espirituales. Cada maestro debiera integrar las asociaciones espirituales, en la medida que la materia se lo permita. Esta integración no debiera ser artificial, forzada, o impuesta. El maestro que mantenga su sensibilidad y esté abierto a las posibilidades de la integración de la fe y la práctica, se sorprenderá cómo el Espíritu Santo despertará su mente y lo guiará a seleccionar las aplicaciones más contundentes al caso. Así, los estudiantes serán guiados a desarrollar creatividad y agudeza espiritual.

RESUMEN DE IAFP EN LAS MATEMATICAS

En resumen, la disciplina de las matemáticas pueden ayudar a los jóvenes a desarrollar hábitos de cuidado, limpieza, así como a estructurar su pensamiento y conducirlos a darse cuenta del orden y la belleza de la naturaleza. Puede animar las actitudes al servicio y la sensibilidad a las leyes espirituales de Dios. Por otra parte, las matemáticas pueden ser enseñadas de tal modo que promuevan el descuido, la flojera, la deshonestidad, el engaño y el egoísmo. De todas formas, un estudiante puede llegar a ser experto en computación, pero enseñadas con un molde cristiano, las matemáticas ayudarán al estudiante a desarrollar actitudes, valores
y creencias cristianos.

INTEGRANDO EL APRENDIZAJE, LA FE Y LA PRACTICA EN LAS CIENCIAS

Para un fundamentalista, el estudio de la ciencia es el estudio de la creación de Dios, una manera de entender mejor al Creador y las leyes por las cuales se rige el universo. El propósito mayor de este estudio, además de comprender mejor a Dios, es aplicar el conocimiento obtenido mediante formas que beneficien a la humanidad.

Como parte de los objetivos generales para la enseñanza de la ciencia en una escuela elemental o secundaria, cristiana, los alumnos debieran:

1. Amar a Dios y comprenderle mejor como resultado de estudiar su creación.

2. Aprender a apreciar más la belleza y el orden de la naturaleza.

3. Reconocer que toda la naturaleza de Dios se gobierna por leyes.

4. Comprender las consecuencias de desatender tanto las leyes naturales de Dios como las leyes espirituales.

5. Usar el conocimiento de los principios de salud para vivir lo más saludablemente posible.

6. Usar los principios básicos de la ciencia para funcionar debidamente en una sociedad tecnológica como la nuestra.

Lo siguiente, son unas cuantas formas de integrar el conocimiento, la fe y la práctica en el estudio de la ciencia:

1. Enfatice que, mediante el estudio de las ciencias, podemos aprender acerca de la creación y las leyes de Dios por las cuales se gobierna la naturaleza.

2. Haga que los alumnos coleccionen materiales que muestren designio y belleza, y que admiren la belleza tanto en las cosas grandes como en las pequeñas.

3. Considere los aspectos éticos en la ciencia, tales como la contaminación, la ingeniería genética, el control de la población y el uso irracional de los recursos naturales.
4. Desarrolle objetivos que animen a los estudiantes a emplear tiempo para estar en contacto con la naturaleza y que relacionen con Dios cuanto vean en ella .

5. Logre que los estudiantes estudien los animales y las plantas mediante la observación, al cuidarlos en su crecimiento. Permítaseles hacer experimentos con las plantas, que aprendan a injertar, que observen la polinización, etc. Use estos estudios para enseñar las leyes de la reproducción (cada uno según su género).

6. Ayude a los estudiantes a comprender que tanto la evolución como la creación son teorías aceptadas por fe, y que ninguna de ellas ha sido probada científicamente. Más aún, explíqueles que ambas son esencialmente religiosas, puesto que tratan con el origen, naturaleza y destino del hombre. Discuta con sus estudiantes, las implicaciones básicas de estas teorías para los gobiernos y sistemas políticos.

7. Sensibilice a los estudiantes para que noten la manera penetrante cómo la teoría de la evolución se ha introducido en casi cada disciplina del saber. Haga que busquen ejemplos de cómo las hipótesis evolutivas se han integrado en forma sutil a casi todos los medios de información.

8. Relacione los principios de la ciencia de la salud. Ayude a los estudiantes a entender las bases científicas del estilo de vida saludable del cristiano.

9. Haga que sus alumnos consideren cómo la ciencia podría ser mal usada para manipular y controlar a los seres humanos.

INTEGRANDO LA FE, EL APRENDIZAJE Y LA PRACTICA EN LAS ARTES PRACTICAS

La naturaleza técnica de las materias vocacionales y las prácticas sofisticadas esenciales para su dominio, a menudo han llevado a los educadores a asignar esta área del conocimiento al puro ámbito de lo cognoscitivo y psicomotor en el individuo. Los autores no se proponen aquí revisar estas dimensiones, ya reconocidas de hecho, más bien desean destacar la dimensión añadida del aprendizaje afectivo, que puede ayudar al conocimiento práctico mediante actitudes cristianas sensitivas. Poner en práctica estas actitudes, dará por resultado que los alumnos al graduar se integrarán a la sociedad y serán en ella un sabor de vida para vida.

Si los maestros de las artes prácticas logran la integración del conocimiento con la fe y la práctica, sus graduados serán hombres de negocios honestos, los más competentes y confiables profesionales, los más leales y diligentes obreros. Mediante la enseñanza de la agricultura, la economía doméstica, los talleres, las finanzas, el arte de la construcción y otros programas vocacionales, los maestros se esforzarán por impartir a sus alumnos los conceptos de servicio y respeto genuino para los trabajadores en cada nivel de trabajo en la empresa.

Los jóvenes cristianos que logren esta clase de dimensión en su carácter, en adición a sus buenas habilidades para el trabajo, sus servicios serán siempre muy solicitados. Estos jóvenes llegan a ser testigos vivientes del evangelio en el mundo de los negocios. Esta misión debería ser mantenida siempre delante de ellos.

Incluidos en los objetivos generales para la enseñanza de las artes prácticas en las escuelas cristianas, el estudiante debiera:

1. Desarrollar habilidades prácticas que les ayuden a ser más independientes en la sociedad tecnológica en la cual viven, así como en su misión de servir.

2. Lograr un nivel de habilidad en un área en la cual puedan fácilmente ser entrenados y en la cual puedan ser empleados directamente.

3. Estar al tanto de todas las oportunidades que proveen muchas vocaciones específicas para servir a la humanidad, y a las necesidades específicas de la obra mundial de la iglesia adventista.

4. Mostrar en su trabajo, actitudes y una conducta ética que refleje el carácter cristiano.

INTEGRACION DEL APRENDIZAJE, LA FE Y LA PRACTICA EN LA CLASE DE LENGUAS

La enseñanza del idioma juega un papel extremadamente importante en el currículo de una escuela cristiana, pues es mediante el lenguaje que el hombre puede comprender a Dios, entender su existencia, desarrollar un sentido de la historia y de su destino. Este conocimiento representa un elevado desarrollo del nivel de abstracción, primordial evidencia de que el hombre en verdad fue creado a la semejanza de Dios. Más aun, mediante el lenguaje, el hombre es capaz de recibir comunicación de las generaciones pasadas. Por ejemplo, mediante los registros preservados por el lenguaje, el hombre puede participar en forma vicaria de todo el tiempo y el espacio. A través del lenguaje, puede comprender el desarrollo de la Gran Controversia y poder relacionar a otros con el evangelio.

Se les debiera enseñar a los alumnos que la habilidad de comunicarse es un don que Dios les ha confiado, que es un talento que tiene que ser desarrollado para la gloria de Dios. También debieran entender que la comunicación es la principal avenida que el diablo tiene para destruir la imagen de Dios en el alma y llevar a la gente a la ruina eterna. En verdad, esta avenida de instrucción (el lenguaje) está cargada de consecuencias eternas, y si los maestros no integran el aprendizaje, la fe y la práctica en esta área, no tiene justificación el llamar educación cristiana al trabajo que realizan.

Los maestros debieran incluir como objetivos generales para la enseñanza del idioma en la escuela elemental o secundaria, lo siguiente:

1. Que los alumnos desarrollen una comunicación efectiva, tanto oral como escrita.

2. Reforzar la formación de un buen carácter, mediante la practica de la pulcritud, cuidado, orden y honestidad intelectual.

3. Generalizar los principios morales adquiridos mediante la lectura, en el contexto de la Gran Controversia, y aplicar estos principios a su vida diaria.

4. Formular y usar criterio espiritual para seleccionar lo que oirán, verán o leerán.

5. Apreciar el valor literario de las Escrituras.

Abajo enlistamos algunas estrategias de enseñanza que otros maestros cristianos han hallado útiles para integrar el aprendizaje, la fe y la práctica en esta área:

1. Seleccione materiales de lectura que destaquen los valores morales. Discuta con sus alumnos el significado espiritual de las historias leídas.

2. Ayude a sus alumnos a desarrollar un buen criterio, al seleccionar el material que leerán, verán u oirán. El estudio de la Biblia puede ser de gran ayuda en esta búsqueda. Por ejemplo, hay pasajes de la Escritura, tales como Filipenses 4: 8 que nos exhorta a pensar sobre cosas positivas. Asímismo, 1 Tesalonisenses 5: 21, declara: "Examinadlo todo, retened lo bueno".

3. Logre que sus alumnos escriban o actúen en una discusión sobre dilemas personales, usando los principios cristianos que usarían para resolverlos. Los estudiantes pueden también dramatizar un diálogo entre dos individuos hablando sobre "la cerca", en el cual uno expresa su fe respecto a cierta doctrina. Alma Mckibbin, maestra pionera adventista, informa que ella usó este método con sus alumnos del séptimo y octavo grados.

4. Haga que sus alumnos adquieran buenos hábitos de composición y escritura, enfatizando calidad sobre cantidad. El pedirle a los alumnos tareas muy largas, en realidad puede engendrar hábitos y actitudes que irán en detrimento del ideal de integrar la fe y el conocimiento en la práctica.

5. Escriba en letras grandes aforismos que expresen valores morales. Estos pueden ser seleccionados de la Biblia o el Espíritu de Profecía. (Este método es un excelente vehículo para presentar verdades teológicas y conceptos acerca de la filosofía de la educación cristiana).

6. Al asignar tareas para mejorar la escritura, seleccione tópicos significativos. Logre que los alumnos escriban en prosa o poesía sencilla, descripciones de objetos que muestren belleza en la naturaleza o designio. Pueden escribir acerca de eventos que muestre cómo sus padres u otros cristianos los han ayudado. Anime a sus alumnos a expresar su testimonio personal. Al calificar, el maestro puede incluir una nota de aprecio, o unas palabras que animen espiritualmente al alumno. Puede hacerse en el margen de las tareas escritas. Los estudiantes a menudo recordarán esto con aprecio durante toda su vida.

7. Anime a sus alumnos a que escriban historias de corte moral, que podrían ser publicadas en las revistas denominacionales. Con alguna ayuda, los estudiantes avanzados, podrían escribir un ensayo publicable de calidad.

8. Logre que sus alumnos escriban historias de la Biblia en un lenguaje moderno, o use un marco contemporáneo de referencia en el cual se desarrolle la historia y trate de enseñar aquello que el autor mismo quiso enseñar.

9. Haga que sus alumnos lean nuevamente porciones selectas de la Escritura o del Espíritu de Profecía y declare de nuevo estos principios en oraciones simples y sencillas. Esta actividad puede enseñar tanto Biblia como Inglés y puede ayudar al alumno a considerar los valores allí expuestos.

A la literatura se la considera "inmortal", cuando capta los predicamentos humanos (la agonía y el éxtasis del ser moral). La literatura épica, expresa la condición universal, trascendiendo las limitaciones culturales contemporáneas. Los cristianos entienden que mucho de esto, es la descripción clásica del problema del pecado. Por supuesto, los cristianos creen que la solución al problema de pecado, es el plan de salvación de Dios, mediante el Cristo encarnado. Cualquiera sea el argumento o el carácter en estudio, o el escenario social, el estudio de la literatura presenta ejemplos incontables del beneficio de la justicia y de los efectos del pecado. Las formas literarias deben ser analizadas al estudiar estos aspectos externos, pero los maestros no deben descuidar el sentido espiritual profundo, que es la esencia de la integración del conocimiento, la fe y la práctica en la literatura. Las discusiones en el salón de clase de estas lecciones espirituales, pueden tener tanto impacto en los estudiantes como la clase de Biblia.

IAFP EN LA SALUD Y LA EDUCACION FISICA

Dos supuestos fundamentales dirigen nuestra discusión respecto a la integración del aprendizaje, la fe y la práctica en lo que tiene que ver con la educación y la salud física: (1) nuestros cuerpos pertenecen a Dios y hemos de glorificarle mediante el cuidado de nuestra salud; (2) la recreación en la educación física, debiera ser en verdad "recreación" logrando que el alumno sea capacitado para servir a Dios como resultado de estar expuesto y participar del programa de educación física y de salud de la escuela.

Si el programa instruccional en esta área falla en incorporar estos ideales, lo más probable es que se desarrollen actitudes antiproductivas, en las que los alumnos glorifiquen sus propias habilidades; y siendo éstas las "número uno", llegan a ser su primera motivación, no sólo en los juegos, sino también en la vida.

Algunos objetivos generales para el programa de salud y educación física en una escuela cristiana en favor de los estudiantes debiera contemplar lo siguiente:

1. Planear e implementar un estilo de vida que promueva la mejor salud posible.

2. Gozar los pasatiempos en actividades físicas saludables que promuevan la camaradería cristiana, en lugar de aquellos que promueven la competencia divisiva.

3. Obtenener un conocimiento general de las reglas y principios que gobiernan sus particulares intereses recreacionales, de tal manera que puedan participar benéfica y saludablemente.

4. Desarrollar actitudes cristianas respecto a ganar o perder.

5. Comprender las bases bíblicas para el sano vivir y compartir estos principios con otros.

6. Entienden los principios de salud delineados en los escritos de Elena White y comparar este conocimiento con los hallazgos científicos contemporáneos.

7. Obtener un conocimiento de las leyes que gobiernan su propio bienestar y los principios científicos que fundamentan estas leyes, de tal manera que sean capaces de comunicar este conocimiento a otros, mediante programas varios de testificación cristiana.

Algunos métodos selectos para lograr la integración del conocimiento, la fe y la práctica en salud y educación física son los siguientes:

1. Desarrolle actividades físicas que promuevan la cooperación en lugar de aquellas que promueven la competencia. Continuamente enfatice que esta vida es la preparación para el cielo, donde la sociedad está construida sobre los principios del servicio desinteresado en favor de otros.

2. Planee actividades específicas que ayuden a los estudiantes a desarrollar actitudes positivas no egoístas respecto a saber ganar y saber perder. Tales actividades deben incluir al maestro como modelo, al evitar malos entendidos en el campo de juego; guiar la discusión con el fin de destacar el propósito de la educación física saludable. Tratar de hallar la correlación entre esta clase, la clase de Biblia, y la clase de literatura, de tal manera que los alumnos puedan hacer investigaciones que incluyan aspectos varios sobre el tema.

3. Logre que cada estudiante elabore un plan de aptitud física que involucre tanto actividades intraescolares como extraescolares; así como formas de mantenerse físicamente apto aún después de haber completado sus estudios.

4. Frecuentemente recuerde a sus alumnos que mantener una salud óptima, mejora sus habilidades para servir a otros y para comunicarse con Dios. Mediante un ejemplo, o ilustración, el maestro debiera reforzar el mensaje de la Biblia de que nuestro cuerpo es templo de Dios (1 Cor. 3: 16; 10: 31; Rom. 6: 12, 13).

5. Muestre cómo los principios de salud en los escritos de Elena White, han sido apoyados por estudios científicos recientes. Esta actividad puede ser planeada conjuntamente con la clase de Ciencia y Religión. Esto podría también incluir las bases científicas de las leyes sanitarias y sobre dieta del libro de Levíticos. Estos conceptos podrían relacionarse con los beneficios que todavía el pueblo judío recibe por seguir estos principios.

6. Muestre cómo las drogas son usadas a menudo para escapar de la realidad y cómo el uso de substancias dañinas no sólo lastiman al que las consume, sino que también afecta al futuro de sus hijos y a la sociedad en general.

7. Estudie los efectos de la recreación en exceso, incluyendo una discusión sobre la cantidad de alimento diario y la actividad física, así como los efectos a largo plazo de la televisión y el cine. Los alumnos debieran llegar a entender la gran ley espiritual que dice: "por la contemplación somos transformados".

8. Cuando los alumnos planean el menú para los alimentos de las actividades sociales varias, ayúdeles a aplicar los principios de salud y nutrición aprendidos.

9. Estudie la sexualidad cristiana en el contexto del plan de Dios para la familia. Haga que sus alumnos discutan qué sucede con los muchos niños que fueron dados a luz por madres que no estaban fisiológica ni psicológicamente maduras. Discutan también cuándo debieran las familias tener hijos y cuáles deberían ser los requisitos para engendrar a un hijo. La presentación de estos temas podrían ser muy bien coordinados entre la ciencias de la salud, economía doméstica y problemas juveniles.

10. Compare los beneficios de la medicina preventiva con el tratamiento de síntomas después que éstos se han desarrollado. Muestre cómo la medicina preventiva es un plan bíblico. Discuta la importancia de un programa sistemático de buena nutrición, actividad física, sueño, revisiones físicas y dentales. Muestre cómo el guardar el sábado en forma apropiada, puede contribuir a un programa preventivo tal.

11. Provea actividades cristianas de alcance, tales como un laboratorio de ejercicios para la clase de educación física y de salud. Permita a los alumnos trabajar con el pastor y el educador para la salud, en seminarios de vida saludable, esfuerzos públicos, presentaciones sobre el abuso de drogas en las asambleas de las escuelas públicas, etc.

12. Enfatice actividades recreacionales como "un retorno a la naturaleza" involucrando a los estudiantes, los maestros y, de ser posible, a los padres. Ejemplo de tales actividades pueden ser: canotaje, supervivencia y acampar al aire libre. La jardinería no debería ser subestimada por su aspecto recreacional, instruccional y de producción de alimentos.

LA IAFP EN LA MUSICA, LAS ARTES Y LAS MANUALIDADES

Las descripciones clásicas de la educación señalan que su búsqueda primordial es: la verdad, la sabiduría y la belleza. El último elemento, la belleza, halla su expresión a través de las artes y siempre será una parte requerida en el currículo escolar, pues está dirigido al aspecto estético del hombre, un aspecto que está en constante necesidad de ser nutrido. De este modo, el arte en el hombre refleja su naturaleza espiritual, pues esta expresión artística brota de su espíritu.

Por cuanto las artes tienen una habilidad inherente para comunicarse con la naturaleza espiritual del hombre, tienen un potencial inmenso para el bien o para el mal. Sensitivo a este potencial, el maestro cristiano buscará guiar a sus alumnos a una experiencia religiosa profunda a través de las artes.

Dentro de este contexto, los objetivos para las artes incluyen que cada estudiante debiera:

1. Reconocer el impacto que el arte, la música y las manualidades tienen sobre su vida emocional y el desarrollo de sus actitudes y valores.


2. Desarrollar un criterio cristiano para la selección y gozo de las artes, ya sea como productor de las artes o como el consumidor de las mismas.

3. Hacer un uso apropiado de las artes como marco para los cultos formales e informales.

4. Esté consciente de sus propias dotaciones naturales en esta área y buscar desarrollarlas para la gloria de Dios y la elevación de la humanidad.

5. Comprender y apreciar la belleza doquier esté.

6. Premiar la excelencia en las manualidades y en la ejecución artística.

Algunos enfoques para la integración del aprendizaje la fe y la práctica en esta área podrían ser los siguientes:

1. Dar al estudiante las oportunidades de criticar las formas del arte, en términos de sus declaraciones respecto a la vida. Haga que sus estudiantes compongan y apliquen su propio criterio en este ejercicio.

2. Lograr que sus alumnos apliquen los efectos psicológicos del arte, la música y de los medios de comunicación sobre la gente. Compare la música que está asociada con los varios cultos y religiones espiritualistas, con la música moderna de rock, viendo particularmente a la música asociada con el vudú y otros ritos paganos.

3. Hacer que sus alumnos comparen el mensaje de los himnos cristianos, con el mensaje hallado en otros tipos de música. Ayúdelos a ver que la música sagrada glorifica la relación del hombre con Dios, mientras que la música secular a menudo exalta al hombre o sugiere actos que son contrarios a la moral cristiana.

4. Estudiar la influencia histórica de la religión sobre el arte y la música.

5. Logre que sus alumnos seleccionen proyectos para dibujar, construir, o actuar de acuerdo con el mensaje que desean transmitir. Anímelos a usar este arte de una manera que ayude a llevar a otros a Cristo.

6. Haga que sus alumnos escuchen varias selecciones musicales y describan qué sienten y qué piensan acerca de las mismas. Use estos diálogos subjetivos como proyectos de técnicas para levantar el sistema propio de valores de los alumnos, a nivel de la conciencia y para fijar en la mente las lecciones espirituales.

7. Use y discuta la película Muchas Voces, disponible en ciertos lugares de la iglesia, para ilustrar los efectos de la manipulación que hacen los medios de comunicación.

8. Mientras los alumnos están ocupados en las artes o las manualidades, ponga música de fondo que será relajante y que transmitirá un mensaje espiritual.

9. Anime a sus alumnos a regalar a los ancianos, los enfermos, a los que están en asilos o a sus mismos padres, lo que han hecho con sus propias manos como muestra de amor y simpatía. Los talentos musicales pueden ser dirigidos hacia los mismos objetivos. Enfoque las producciones artísticas hacia el ministerio.

IAFP EN LA HISTORIA Y LAS CIENCIAS SOCIALES

Para el maestro adventista del séptimo día, el estudio de la historia es el estudio del conflicto entre el bien y el mal, entre Cristo y Satanás, entre el amor y el egoísmo. El estudio adecuado de la historia, considera cómo los pueblos y las naciones deben rendir cuenta ante Dios. La hipótesis cristiana fundamental declara que los principios de Dios, cuando son tomados en cuenta, conducen a la felicidad y la salud, pero cuando son ignorados, resultan en hambre, crueldad, guerra y muerte.

En una escuela cristiana, la Historia y las Ciencias Sociales, ayudarán a los estudiantes a:

1. Discernir la actividad de Dios en los asuntos humanos, con enfoque particular en las profecías de la Biblia.

2. Estudiar la ley inexorable de causa y efecto - comprendiendo que sus aplicaciones son espirituales tanto como físicas.

3. Tener experiencia de participación vicaria en los eventos, al desarrollar una perspectiva que se remonte hacia el pasado y hacia el futuro (y aun hasta la eternidad), a fin de obtener una verdadera perspectiva del presente.

4. Lograr habilidades en aplicar discernimiento bíblico e histórico a sucesos contemporáneos. (El estudio cristiano de la Historia no es sólo conocer los hechos pasados, sino lo más importante es aprender a sacar lecciones del pasado, la mayoría de las cuales son espirituales).

5. Aplique discernimiento bíblico a lo histórico, cultural, antropológico y social como un desafío para el servicio.

Las actividades que han probado ser de ayuda para algunos maestros al integrar el aprendizaje la fe y la práctica en esta área incluyen:

1. Al considerar la influencia de Jesucristo en la historia humana, los maestros debieran incluirlo como un hecho monumental e histórico y ayudar a sus estudiantes a evaluar los libros de texto comerciales de uso corriente, que en su enfoque humanístico, a menudo ignoran el impacto histórico del cristianismo.

2. Mostrar cómo los eventos específicos e históricos cumplen las profecías bíblicas. ¿Dónde ha intervenido Dios en forma directa para alterar el curso de la historia humana, como en Waterloo?, ¿o la derrota de Hitler y la muerte de Alejandro el Grande? (Algunos historiadores dicen que estos fracasos se debieron a errores y que de no haber existido, las batallas se hubieran ganado). Anime a sus alumnos a discernir tales posibilidades.

3. Valorar los motivos de hombres y mujeres quienes han influido en los eventos históricos, (juzgados estos en contra del criterio bíblico).

4. Urgar en la Historia para determinar cómo el deseo de descubrir a Dios mediante su creación, ha motivado los logros y avances científicos y tecnológicos. Contraste esto con los logros tecnológicos que han resultado en guerras.

5. Identificar los lugares o regiones geográficas donde se tienen programas misioneros en operación y dónde están ubicadas las instituciones de la iglesia.

6. Estudiar qué puede hacerse en varios sitios geográficos para ayudar a la gente a vivir una vida más abundante. Por ejemplo, qué plantas alimenticias pueden crecer en ciertas regiones con los fertilizantes disponibles, clima, etc. Esta aplicación de la geografía, debiera despertar la conciencia de los alumnos hacia las necesidades prácticas del campo misionero e intensificar su preocupación para ayudar a otros.

7. Considerar cómo el ambiente cultural afecta la conducta social y cómo lo moral afecta el comportamiento. Ayude a sus estudiantes a apreciar por qué la gente de otros países tienen diferentes costumbres y qué implicaciones tienen estas costumbres para la comunicación del evangelio.

8. Estudiar la relación de las misiones con el colonialismo y las razones por qué la gente ha asociado al cristianismo con el imperialismo. Discuta las maneras cómo esto se habría podido prevenir, así como los métodos para terminar con esta asociación. Discuta el tema de obreros nacionales versus personal extranjero en los programas de ultramar de la iglesia.

9. Discutir las razones para ubicar nuestras instituciones en ciertas áreas. Por ejemplo, muchas de nuestras instituciones fueron ubicadas en las montañas, porque en las tierras bajas las enfermedades no podían controlarse. La ubicación en las montañas trajo como consecuencia la falta de agua, al expandirse la institución.

10. Estudiar cómo las condiciones durante un periodo dado de la historia, afectó a la iglesia en ese tiempo. Los estudiantes podrían considerar grupos como los hugonotes, los judíos, los padres peregrinos, los valdenses y los movimientos de reforma.

11. Contrastar las filosofías cristianas y no cristianas que han tenido impacto en la historia. Los alumnos podrían hacer un juicio crítico sobre resultado final que tuvo el punto de vista del nazismo y el comunismo, sobre el hombre, la sociedad y el papel del gobierno. De particular interés podría ser estudiar la influencia que Rousseau tuvo en la Revolución Francesa y las filosofías de los líderes de la Reforma y los pensadores del periodo de la Ilustración, sobre el curso de la historia moderna occidental.

En resumen, los maestros cristianos no debieran limitar la consideración de la historia a hombres, fechas, batallas, campañas políticas y factores económicos y geográficos, sino que debieran ayudar a sus alumnos a comprender las dimensiones espirituales del significado eterno del drama humano. Un concepto cristiano de la Historia, requiere que el maestro dé atención, en sus clases y en las tareas, a las lecciones que nos da la historia.

Desde un punto de vista cristiano, toda la historia es, en análisis final, historia sagrada, pues registra el progreso de un gran conflicto espiritual.

IAFP EN LAS CLASES DE BIBLIA

¿Por qué enseñamos Biblia en las escuelas cristianas? Para hacer posible la confrontación divino humana, de tal manera que Dios pueda hablar a través de su Palabra, las buenas nuevas de salvación a nuestros alumnos. De esta manera llegarán a entender que el amante Dios, Creador y Redentor, ha actuado en favor de la raza perdida, y provee poder sobrenatural para traer al hombre de nuevo a una relación restaurada consigo mismo. Esta es una transacción personal intensa de confesión y aceptación por parte del alumno. Los maestros de Biblia debieran conducir a sus alumnos al Todopoderoso Dios en quien pueden confiar.

De acuerdo a esto, los maestros de Biblia debieran esforzarse en ayudar a sus alumnos a:

1. Aprender a leer la Biblia con entendimiento.

2. Comprender la naturaleza y propósito del gran conflicto.

3. Aprender a usar la Biblia para compartir su fe con otros.

4. Hacer la transición del conocimiento a la fe, de la conversión a una vida victoriosa cristiana.

5. Percibir el cristianismo en términos positivos.

6. Desarrollar hábitos personales de devoción que nutran al estudiante espiritualmente a través de toda su vida.

7. Comunicar el gozo del evangelio a otros.

Obviamente, hay muchos otros objetivos afines. Aquí anotamos algunas metodologías que otros han hallado valiosas en la enseñanza de la Biblia.

1. Enseñe al alumno a repetir pasajes de la Biblia, pero en sus propias palabras.

2. Enseñe al alumno a aplicar los pasajes de la Biblia a la vida moderna.

3. Refuerce mediante la repetición, los números 1 y 2. Haga que sus alumnos practiquen repitiendo pasajes de la Escritura en sus propias palabras o haga que lean un pasaje de la Biblia aplicando sus lecciones a la vida de hoy.

4. Dramatice las historias de la Biblia, o use historias dramatizadas preparadas por Tu Historia Preferida u otras fuentes. A menudo los individuos percibirán el significado de una lección cuando la historia dramatizada expresa las emociones de los eventos en una manera tal, que a veces no se puede captar en la lectura.

5. Haga preguntas abiertas a la clase y permita a sus alumnos que expresen libremente sus creencias. Las creencias se formulan mediante discusión. Nunca desprecie una expresión de fe que no esté de acuerdo con la suya propia, sino ayude a sus alumnos a comparar sus creencias con las enseñanzas de las Escrituras.

6. Haga que el estudiante escriba parábolas modernas que expresen las mismas ideas, conceptos o lecciones, como están demostrados en las parábolas de Cristo.

7. Presente situaciones que requieran que el estudiante haga un juicio acerca de lo que haría, basado en las enseñanzas de la Biblia. Esta práctica análoga (técnica de dilema) a la toma de decisiones, ayudará al alumno, para que cuando se vea confrontado con tipos similares de situaciones, transfiera técnicas saludables de toma de decisiones a nuevas situaciones.

8. Organice la clase de Biblia, de tal manera que se transforme en un laboratorio de experiencia práctica, donde los alumnos puedan dar su testimonio cristiano en forma natural, no artificial, conduciendo así a otros al estudio y comprensión de la Palabra de Dios y rendir un servicio abnegado al ayudar al necesitado. Esto es fe en acción. Los maestros de Biblia deberían programar su tiempo escolar para poder poner en práctica estas habilidades y así ayudar a sus estudiantes a descubrir el elevado gozo del servicio.

9. Hable acerca de la fe. Confiese la fe; hágala prominente en toda discusión y estudio de la Biblia. Enfatice positivamente y refuerce cualquier expresión genuina y sincera de fe. Los maestros siempre debieran mantener ante los alumnos su único objetivo: el de edificar la fe en Dios, su Palabra y su triunfo sobre Satanás, tanto en el mundo como en las vidas humanas.

10. Esfuércese en hacer la clase de Biblia placentera y llena de esperanza cristiana. Sea sensible a la presencia del vigía celestial. Cuando sientan Su presencia, celebrenla con oraciones y cánticos de gozo. Una oración que brote del corazón a mitad de la clase o al final, por uno o más alumnos, puede hacer diez veces más impacto en ellos, que la oración usual y mecánica que se hace al comenzar la clase.

11. Pida al Señor que inspire en su corazón un sentido profundo de amor por su Palabra. Anime a sus alumnos a orar por este don especial, si ellos no lo han recibido. Desarrollar un amor por la Palabra de Dios es otro aspecto de la fe, la misma fe que uno tiene en que la Palabra de Dios no falla, sino que hará la obra para la cual fue por él enviada.

EL PROBLEMA DE LA DISONANCIA

En muchas iglesias los laicos, sensibles y bien informados, están siendo portavoces respecto a la educación cristiana. Acusan a los educadores cristianos de engaño profesional, semejante a lo que sucede con la verdad en las leyes que gobiernan los anuncios y la propaganda. afirman: la educación cristiana moderna es un subterfugio; es una ensalada secular con algo de aderezo cristiano.

Esta es una denuncia seria, quizá demasiado dura y hasta demoledora, mayormente hecha por padres amargados quienes han quedado desilucionados por el impacto total que la escuela cristiana ha hecho en sus hijos, y quienes sienten que su sacrificio por la educación cristiana ha sido dilapidado.

Injusta como pareciera ser esta acusación, obliga a los educadores a preguntarse si acaso la religión es meramente algo decorativo en sus escuelas (y en sus clases), o si la educación que se imparte es verdaderamente integral.

Nuestros críticos son a menudo nuestros mejores amigos, pues se atreven a colocar un espejo ante nuestros ojos, en un intento por ayudarnos a que nos veamos como los demás nos ven. Cada maestro cristiano debe decidir, si la crítica que se hace de que la religión en la mayoría de nuestras escuelas cristianas es sólo un cosmético, es justificada. Si los alumnos están gastando los mejores días de su vida juvenil en clase, bajo la influencia de maestros cristianos, sin ningún resultado que cambie sus vidas para Dios, entonces algo anda terriblemente mal.

Sin un total compromiso y planeación deliberada por parte de los maestros, la IAFP no permeará el currículo de la mayoría de las clases. Pues para que esta integración sea verdaderamente efectiva, los maestros deben buscar sabiduría y ayuda divina de parte de Dios. Dios bendecirá a los maestros comprometidos que respondan afirmativamente a Su dirección.

 

 

[Acerca de Nosotros] [Teología] [Profecías] [ Apología] [Historia IASD] [Centro de investigación] [Iglesias adventistas hispanas en la Red] [Centro White][Centro de Noticias MPM][Itinerario][Foto-Album  Familia Martínez][Conozca a Marissa][Conozca al Dr. Martínez][La Leche y sus derivados][Escríbenos]

Usted es el VisitanteFastCounter by LinkExchange

Este sitio se suscribe los principios del código HON de la Fundación Health On the Net

AVISO LEGAL: Esta Web ha sido desarrollada como una potente herramienta de consulta y ayuda para el conocimiento y alivio de todas las enfermedades físicas, mentales y espirituales. En ningún caso debe considerarse sustituto de ningún tratamiento prescrito por su médico.