Mervin Maxwell

Up Jardín Infantes Menores Primarios Primarios Maestro Menores Maestro Jóvenes Universitarios Folleto Adultos Folleto Maestro Inglés Sábado 26 Domingo 27 Lunes 28 Martes 29 Miércoles 30 Jueves 31 Viernes 1 Notas de Elena White White PDF Audio USM Pr Aarón Menares CPB Roy Gane Complemento PDF Auxiliar Maestro Maestro PDF Clifford Goldstein Mervin Maxwell Gerhard Pfandl Gilson N B Costa TWP PDF Dr. Ausberto Castro Univ Montemorelos Mision Africana Dr Samuel Nuñez PowerPoint TWP Pr Javier Velázquez Misionero Adulto Misionero Niños Misio Adulto Inglés Misio Niños Inglés Misio Adulto Francés Misio Niños Frances PowerPoint Pr Urrutia PowerPoint CPB PowerPoint Portugués Programa Jóvenes Pr. Isaac López Programa Juvenil PDF Programa Adultos Programa ES Ing. D. Jarquín López Powerpoint MPM Auxiliar Directores PowerPoint Flash Michael Fracker Pr Lyle Bennett Unión Italiana Urías Smith


Roma y Antíoco

Lección 10

Para el 2 de Septiembre de 2006


 

 

El cuerno pequeño

 

El cuerno pequeño de Daniel 8 ha sido considerado por algunos estudiosos de las Escrituras símbolo de uno de los reyes de la dinastía de los seleúcidas, Antíoco IV, comúnmente conocido como Antíoco Epífanes.*

 

 

Este rey persiguió a los judíos de ideología conservadora y suspendió los servicios del templo entre los años 168 y 165 AC. Al referirse a sus actividades, 1 y 2 de Macabeos, dos libros apócrifos o deuterocanónicos, citan frases de Daniel 8 y 9.

 

Pero, por supuesto, las Escrituras no declaran que el cuerno pequeño de Daniel 8 es Antíoco Epífanes, y en muchos sentidos él no cumplió en absoluto esta profecía. Los cuernos representan reinos, y él era sólo un rey, parte de uno de los cuatro cuernos. No apareció "al final" del reino seleúcida (Daniel 8: 23) sino aproximadamente hacia la mitad de esa dinastía. (Esta se extendió entre los años 312/311 y el año 65 AC, y Antíoco Epífanes reinó entre los años 175 y 164 AC.)

 

Y en realidad no "le acompañó el éxito" (versículo 12) ni "creció mucho" tampoco (versículo 9). Su padre, Antíoco III, recibió el nombre de "el Grande", y con razón, porque restauró los dominios originales de los seleúcidas. Antíoco Epífanes, en cambio, recibió sarcásticamente el nombre de "Epímanes", el loco,5 a lo menos por parte de algunos de sus contemporáneos. Después de un breve triunfo en el "mediodía" (Egipto), fue totalmente derrotado cuando el embajador romano C. Popilius Laenas se limitó a informarle que el senado romano quería que se fuera. El despiadado embajador trazó con su bastón un círculo alrededor de Antíoco y le exigió una decisión antes que saliera de él.6

 

Antíoco Epífanes murió en "oriente" (Mesopotamia) en circunstancias oscuras y penosas. Aun en la "Tierra del Esplendor" (Palestina), donde al principio pareció tener éxito, todas sus ambiciones se frustraron en el curso de su vida.

 

Además, todos los esfuerzos realizados para lograr que su profanación del templo judío calce con las "dos mil trescientas tardes y mañanas" han fallado sistemáticamente. El informe más cercano a la época de los hechos, que encontramos en 1 Macabeos 1: 54-59; 4: 52-54, es abrumadoramente exacto cuando declara que los servicios del templo fueron interrumpidos por espacio de tres años y diez días (del 15 de Kisléu del año 168 AC, al 25 de Kisléu del año 165).

 

Ahora bien, en 1 Macabeos 1: 54 se aplica la frase "abominación de la desolación" (bdelugma eremoseos, Daniel 9: 27, en griego) a lo que hizo Antíoco Epífanes en el altar del templo judío. (Evidentemente levantó un ídolo en él, y sacrificó un cerdo, para horror de todos los devotos judíos, para quienes los cerdos fueron siempre animales que ni siquiera se debían tocar.) Pero Jesús en su discurso del Monte de los Olivos dijo que la "abominación de la desolación" mencionada por Daniel todavía se hallaba en el futuro (S. Mateo 24: 15). Y añadió: "El que lea, que lo entienda". De manera que si realmente queremos entender el significado del cuerno pequeño de Daniel 8, tendremos que llegar a la conclusión, con Jesús, de que no pudo haber sido Antíoco Epífanes, que murió en el año 164 AC, casi doscientos años antes del discurso del Monte de los Olivos. (Para obtener más información acerca de Antíoco Epífanes consulte Respuestas a sus preguntas en las páginas 190-192.)

 

El cuerno pequeño de Daniel 8 es Roma. El verdadero cumplimiento de la profecía del cuerno pequeño de Daniel 8 sólo puede ser el Imperio Romano y su sucesora, la Iglesia Romana, considerados a propósito, como en Daniel 7, desde el punto de vista de sus aspectos más tenebrosos. Las siguientes consideraciones apoyan esta conclusión:

 

1. Sobre la base del principio de que las sucesivas visiones de Daniel son paralelas con respecto a las anteriores y que las amplían, notamos que en muchos sentidos el cuerno pequeño de Daniel 8 es paralelo con el cuerno pequeño de Daniel 7 y aumenta la información acerca de él, y en cuanto a la bestia de la cual surgió. En Daniel 2 y 7 Roma sigue a Grecia; de modo que Roma debe seguir a Grecia en Daniel 8 también.

 

2. Roma surgió en Occidente, de uno de los "cuatro' vientos" (véase la página 158).

 

3. Ya hemos visto que en su calidad de animales feroces la Roma pagana y la cristiana constituyen una continuidad. El obispo de Roma reemplazó al emperador de Roma. Veamos de qué manera un libro de texto publicado recientemente presenta este asunto:

 

En Occidente, la iglesia asumió la defensa de la civilización romana. El emperador renunció al título pagano de Pontifex Maximus porque los dioses romanos ya no recibían adoración. El obispo de Roma asumió esas funciones sacerdotales, y por eso el papa hoy en día recibe a veces el título de pontífice. Cuando los hunos, una tribu fiera y salvaje conducida por el brutal Atila, invadió Italia y amenazó con tomar y destruir la ciudad de Roma, fue el jefe de la iglesia cristiana, el papa León, y no el emperador, quien enfrentó al bárbaro. Atila se sintió tan impresionado por el poder espiritual del papa que se retiró. Lo que le dijo León a Atila no se sabe, pero lo importante es el hecho de que fue el papa y no el emperador quien compareció a las puertas de Roma. El Imperio Romano se había convertido en la iglesia cristiana.7

 

Puesto que la Iglesia Romana es la prolongación del Imperio Romano, un solo cuerno prominente los representa a ambos.

 

4. El Imperio Romano, a diferencia de Antíoco Epífanes, logró dominar con éxito el Medio Oriente "al término de su reino" (Daniel 8: 23), es decir, hacia el fin del dominio de los reinos helénicos.

 

5. Y al ejercer su dominio sobre el Medio Oriente el Imperio Romano, a diferencia de Antíoco Epífanes, definidamente "creció mucho en dirección del sur, del oriente y de la Tierra del Esplendor" (versículo 9). Procedente del oeste, insignificante al principio como un "cuerno pequeño". Roma creció al conquistar Macedonia en el año 168 AC, Siria en el 65, Palestina en el 63, y Egipto también, después de un prolongado protectorado, en el año 30 AC, haciendo de todos esos países provincias de su propio imperio. Antioquía de Siria, la antigua capital de los seleúcidas, llegó con el tiempo a convertirse en una capital romana superada sólo por Roma y Constantinopla. Alejandría, la antigua capital de Egipto en tiempos de los ptolomeos, floreció extraordinariamente como ciudad romana.

 

6. La Roma pagana enfática y trágicamente "llegó [se levantó]" contra el "Jefe del ejército" (versículo 11). Poncio Pilato y los soldados que condenaron y crucificaron a Jesús eran todos romanos.

 

7. Tanto la Roma pagana como la cristiana destruyeron "a poderosos y al pueblo de los santos" (versículo 24); es decir, ambas persiguieron a una cantidad de fervorosos cristianos e incluso los torturaron.

 

8. Tanto la Roma pagana como la cristiana abolieron "el sacrificio perpetuo" y [sacudieron] "el cimiento de su santuario" (versículo 11). Roma pagana lo hizo literalmente —pero sólo en forma limitada, como lo vamos a ver más adelante— en el año 70 DC cuando los soldados del general romano Tito (que llegó a ser emperador) incendiaron el templo (o santuario de Jerusalén), destruyéndolo completamente y poniendo punto final a sus ceremonias para siempre. Alrededor del año 130 DC Adriano, emperador de Roma, construyó un templo pagano en Jerusalén, le dio a la ciudad el nombre de Aelia Capitolina, y llegó al extremo de prohibir a los judíos que vivieran en ella, ley que estuvo en vigencia por siglos.

 

¿Quién era Antíoco Epífanes?

 

Nos hemos referido frecuentemente a Antíoco Epífanes (vea las páginas 159, 160). Mucho más se podría añadir, por supuesto, para todos los que se interesan en el asunto.

 

Para comenzar: Probablemente la razón por la cual tantos cristianos han llegado a la conclusión de que Antíoco Epífanes es el cumplimiento de la profecía de Daniel 8 es que su conocimiento se limita a los pocos párrafos que han leído acerca de él en libros que se refieren a las profecías, y unas breves notas de pie de página que aparecen en ciertas versiones de las Escrituras. Si supieran más acerca de él se darían cuenta de que no puede ser el cuerno pequeño de Daniel 8.

 

Antíoco Epífanes era el octavo rey (175-164 AC) de la dinastía de los seleúcidas del reino griego que más tarde llegó a ser conocido como Siria. Lo menciona el historiador romano Livio (Historia de Roma, libros 44 y 45), el historiador griego Polibio (Las historias, libros 26 y 27), y el historiador judío anónimo que escribió los dos tomos de los Macabeos. Es muy difícil llegar a la conclusión, después de leer esas páginas, que sea en realidad un legendario anticristo. Más bien figura allí como un fracasado nato, un hombrecillo verdaderamente trágico.

 

Su padre, Antíoco III el Grande, extendió las fronteras del reino seleúcida hasta lograr la recuperación de sus territorios originales. Pero en la batalla de Magnesia, en el año 190 AC, perdió mucho de ese mismo territorio —toda el Asia Menor— frente a los romanos, que surgían como una nueva potencia en occidente.

 

Estos liberaron la zona que le habían arrebatado a Antíoco III, y no ejercieron control directo sobre ella. Roma era todavía un "cuerno pequeño", que avanzaba lentamente desde "uno de los cuatro vientos" (Daniel 8: 8, 9). Los emisarios romanos, sin embargo, que viajaban hacia el oriente procedentes de Roma, dominaban definidamente la política internacional del Medio Oriente.

 

Para asegurarse de que Antíoco III cumpliría el tratado que se le impuso después de su amarga derrota en Magnesia, los romanos tomaron como rehén a uno de sus jóvenes hijos, el que más tarde llegaría a ser Antíoco Epífanes. En Roma, y más tarde durante una visita que hizo a Grecia, el joven Antíoco se saturó de la cultura helenística que los romanos estaban adoptando en ese entonces. Cuando su padre falleció, éstos le permitieron ascender al trono, y regresó a Antioquía decidido a hacerse famoso por 1) La diseminación a cualquier costo del helenismo, es a saber, el pensamiento y las costumbres de los griegos, y 2) la recuperación de sus dominios para imitar las hazañas de su padre.

 

Ya vimos en la página 160 de qué manera se desmoronaron sus sueños militares cuando un emisario romano trazó un círculo alrededor de él. Sus sueños culturales tuvieron un poco más de éxito, pero finalmente contribuyeron a su caída. Trató de difundir el helenismo mediante la concesión de subvenciones a varias ciudades para que pudieran construir templos y gimnasios griegos. Pero esto llevó al país a la bancarrota. Murió durante una campaña para recuperar sus riquezas mediante el robo de los tesoros de un antiguo templo oriental, a semejanza de su robo de los tesoros del templo de los judíos (véase la página 191).

 

Sus ambiciones culturales y militares lo condujeron a su notable relación con los judíos. Tal como lo revelan 1 Macabeos 1: 11-15 y 2: 43-52 un grupo de judíos liberales y partidarios de la cultura griega, dirigidos por el sumo sacerdote judío Jasón, tomaron la iniciativa y solicitaron a Antíoco que les concediera una subvención para construir un gimnasio griego en Jerusalén.

 

En un gimnasio griego los atletas (todos hombres) practicaban sus ejercicios y competían los unos con los otros completamente desnudos. (La palabra "gimnasio" significa "un lugar donde se anda desnudo". La razón evidente de esta costumbre era rendirle honor a la masculinidad. Cuando incluso los sacerdotes, instigados por el sumo sacerdote, descuidaban sus deberes en el templo para actuar desnudos en el gimnasio (2 Macabeos 4: 7-17), los judíos conservadores se sintieron escandalizados. .

 

Antíoco era bastante simpático cuando no estaba enojado. Le gustaba, por ejemplo, disfrazarse de plebeyo y presentarse de candidato para las elecciones. No se sabe si la oposición de los judíos conservadores habría llegado a una confrontación con él, si Antíoco no hubiera sido obligado a retirarse de Egipto por el emisario romano. A Antíoco le había costado mucho organizar su ejército para invadir Egipto y de repente toda su empresa se transformó en un fracaso total. Estaba regresando a casa cuando se enteró de que el sacerdote Jasón (¡de vuelta él!) estaba agrediendo a sus cofrades judíos.

 

Confundido y amargado por el trato que había recibido en Egipto, Antíoco atacó a los judíos para dar rienda suelta a su ira. Y robó los tesoros del templo para tratar de recuperar los fondos invertidos en su campaña de Egipto. E incluso tal vez ni siquiera eso habría hecho si no hubiera sido inducido por Menelao, un judío helenizado, quien le prometió una gran recompensa a cambio de que le permitiera ocupar el puesto de Jasón como sumo sacerdote.

 

Como parte del nuevo orden de cosas, el 15 de Kisléu del año 168 AC, se erigió una estatua del dios griego Zeus sobre el altar de los holocaustos. El capítulo 1 de 1 Macabeos indica que una vez más los judíos liberales colaboraron con este proceso. Diez días más tarde, el 25 de Kisléu, comenzaron a sacrificar animales "inmundos" sobre el altar, posiblemente incluso cerdos (2 Macabeos 6: 5).

 

Los judíos conservadores se reunieron entonces en torno de judas Macabeo, bajo cuya intrépida conducción lograron una serie de victorias sobre los ejércitos que Antíoco enviaba contra ellos. La campaña de Antíoco contra los judíos fue un fracaso tan lamentable como el resto de su miserable carrera.

 

Libres al fin de la insensata hostilidad del rey y de las maquinaciones de los judíos liberales, los devotos judíos retiraron el antiguo altar y dedicaron uno nuevo exactamente tres años después del comienzo de la ofrenda de sacrificios inmundos, y tres años y diez días después de la erección de la estatua de Zeus. El 25 de Kisléu aparece en el calendario judío cerca de la Navidad del calendario gregoriano. Se lo celebra hoy como "Hanukkah", es decir, la "dedicación" del nuevo altar en el año 165 AC. En el Nuevo Testamento, en S. Juan 10: 22, hay una referencia a un episodio de la vida de Cristo que tiene que ver con esa fiesta anual: "Se celebró por entonces en Jerusalén la fiesta de la Dedicación. Era invierno".

 

No hay duda alguna de que Antíoco interrumpió los servicios del templo, pero todo intento por lograr que esta interrupción encaje en las 2.300 "tardes y mañanas" de Daniel 8: 14 ha fallado sin excepción. Sencillamente no hay forma alguna de que se las pueda insertar en el espacio de tres años, ni siquiera en tres años y diez días.

 

Y conviene tomar en cuenta que la desolación del templo tuvo por causa a la vez la deslealtad de los judíos y la ira de Antíoco. Tarde o temprano los judíos liberales habrían desolado el templo por su propia cuenta si Antíoco no los hubiera instado a hacerlo. Ya habían descuidado la liturgia para practicar desnudos sus ejercicios en el gimnasio, y ya habían logrado que el rey los apoyara en su plan de helenizar la ciudad de Jerusalén.

 

En el año 1733 se publicó un libro de Sir Isaac Newton, el célebre hombre de ciencia que descubrió la ley de la gravedad, en el que había escrito unos años antes lo siguiente acerca de Daniel 9 y Antíoco Epífanes:

 

Algunos consideran que el último cuerno es ANTÍOCO EPÍFANES, pero no con buen juicio. Un cuerno de una bestia nunca representa a una sola persona: siempre representa un nuevo reino, y el de ANTÍOCO ya era antiguo. ANTÍOCO fue rey de uno de los cuatro cuernos, y el cuerno pequeño era un quinto, que tenía sus propios reyes. Este cuerno al principio era pequeño, pero creció mucho, lo que no ocurrió con ANTÍOCO. Se lo presenta como mayor que todos los cuernos anteriores, pero eso no pasó con ANTÍOCO. Su reino por el contrario era débil, tributario de los ROMANOS, y él no le añadió territorios. El cuerno era un rey fiero de rostro, que destruía maravillosamente, y que prosperaba y actuaba; es decir, prosperaba en sus actividades en contra del pueblo de los santos: en cambio ANTÍOCO salió asustado de EGIPTO por un mero mensaje de los ROMANOS, y después atropello y maltrató a los JUDÍOS. El cuerno era poderoso gracias a un poder ajeno; ANTÍOCO actuaba por cuenta propia. El cuerno se levantó contra el Príncipe de las Huestes del cielo, el Príncipe de los príncipes; y ésta es una característica, no de ANTÍOCO, sino del ANTICRISTO. El cuerno derribó el Santuario, lo que no hizo ANTÍOCO, puesto que lo dejó en pie. El Santuario y la Hueste fueron pisoteados por 2.300 días; y los días de las profecías de DANIEL son años; en cambio, la profanación del Templo durante el reinado de ANTÍOCO no duró tantos días normales. Debían durar hasta el tiempo del fin, hasta el fin mismo de la indignación contra los JUDÍOS; y esa indignación todavía no ha concluido. Debían durar hasta que el Santuario derribado fuera purificado, y el Santuario todavía no ha sido purificado.35

 

Este comentario de Sir Isaac Newton establece un agudo contraste con la nota acerca de Daniel 1 que aparece al pie de la página de algunas versiones de las Escrituras, y que se refieren a las "notablemente precisas predicciones de los capítulos 8 y 11 de Daniel acerca del reino, el carácter y los antecedentes de Antíoco Epífanes".

 


 

[Acerca de Nosotros]  [Centro Internacional de la Escuela Sabática]  [Ministerios de Iglesia][Ministerio de la Salud] [Ministerio de la Palabra]  [Ministerio Profético] [ Ministerios Apologético] [Ministerios de Música]  [Ministerios Audio-Visual [Centro White MPM]  [Centro de investigación]  [Centro de Noticias MPM] [Historia IASD]  [Iglesias ASD en la Red]  [Escríbenos]  [Conozca a Marissa]  [Conozca al Dr. Martínez]  [Foto-Album  Familia Martínez]   [Home]

 

Usted es el Visitante FastCounter by LinkExchange