Auxiliar Maestro

Up Domingo 29 Lunes 30 Martes 31 Miércoles 1 Jueves 2 Viernes 3 Lección Global Lección PDF Lección Juvenil Auxiliar Maestro CBA Marcos 13 Misionero Misionero Niños Notas de Elena White Auxiliar White William G Johnsson USM Audio Walla Walla College Unión Australiana Powerpoint MPM PowerPoint Flash PowerPoint Zip UNASP Dr Lester Bannett Especial PowerPoint Dr Mario Pereyra Dr Carlos E Espinosa Dr Bruce Cameron Pr. Isaac López Unión Italiana Creative Ministries CPB


 
Predicciones del Fin
     
 

 
 

Para el 4 de Junio de 2005

 

Material Auxiliar

Texto Clave: Marcos 13:4

 

 

Objetivos para el Maestro

1.   Enfatizar la importancia del retorno de Jesús y del fin de esta tierra.

2.  Explorar cómo las afirmaciones de Jesús acerca de los eventos futuros se aplican tanto a su tiempo como al nuestro.

3.   Destacar que debemos aguardar con esperanza el retorno de Jesús.

 

Bosquejo de la Lección

  • I.  Las preguntas de los discípulos (Mar. 13:1, 2).

                  A.  Los discípulos de Jesús asociaban el fin del mundo con la caída de Jerusalén.

                  B.  Al responder a sus preguntas, Jesús aclaró que la caída de Jerusalén era un final, pero no el fin absoluto de la historia.

                  C.  Las catástrofes que ocurren, al parecer al azar, forman parte de los eventos del tiempo del fin que anuncian el cumplimiento del plan de Dios.

  • II.  La caída de Jerusalén (Mar. 13:9-12).

                  A.  Fundamentados en la autoridad de Jesús, la abominación desoladora de Daniel (Dan. 9:27) se refiere, en lo inmediato, a la destrucción de Jerusalén por los romanos.

                  B.  El hecho de que los primeros cristianos hayan huido de Jerusalén durante el sitio de la ciudad indica que ellos conocían y obedecieron las palabras de Jesús.

                  C.  La caída de Jerusalén puede ser considerada como el resultado de la desobediencia a Dios.

  • III.  El fin del mundo (Mar. 13:24-26).

                  A.  Tratándose de una profecía de doble aplicación (mediata y lejana), la caída de Jerusalén simboliza el fin del mundo.

                  B.  No todas las afirmaciones de Jesús pueden tomarse como referidas a la caída de Jerusalén. Algunas se refieren al fin de la historia terrena.

                  C.  Aunque es importante conocer las señales del fin, es más importante concentrarse en el retorno de Jesús.


  • Resumen

Como seguidores de Jesús, necesitamos tomar en serio el fin del mundo y la segunda venida de Cristo. Jesús a menudo predicaba acerca de ambos; y ambos dan significado a su vida y su ministerio. Al mismo tiempo, debemos concentrarnos en el aquí y ahora, porque el Reino de Dios ya está entre nosotros.

 

  • Comentario

Marcos 13 es una de las porciones difíciles del libro. Su dificultad reside en comprender la predicción de Jesús con respecto a la destrucción de Jerusalén y a su retorno. Es complicado discriminar los eventos que se relacionan con ambos. La distancia histórica entre la destrucción de Jerusalén y la esperanza de la Segunda Venida debería conducirnos a tener la certeza de que así como la predicción de Jesús acerca del Templo ocurrió cuarenta años más tarde, el cumplimiento de la predicción de su retorno también ocurrirá.

Nuestra lección trata acerca de las preguntas de los discípulos en el versículo 4 y la respuesta de Jesús.

I. La pregunta de los discípulos.

Mientras salían del Templo, los discípulos expresaron su asombro ante su estructura imponente.

Herodes el Grande comenzó su construcción quince años antes de que naciera Jesús; y el complejo entero, que ocupaba casi una sexta parte de la ciudad, no fue terminado hasta más o menos el año 63 d.C. Durante el tiempo de Jesús, su estructura principal probablemente estaba completa. Algunas de sus piedras eran enormes, y medían 7,50 metros por 2,40 metros por 3,60 metros. “Los judíos estaban convencidos de la permanencia de esta estructura magnífica, no sólo por la estabilidad de la construcción, sino también porque representaba la presencia de Dios entre ellos”.–Life Application Bible Commentary: Mark, p. 370.

La reverencia con que se expresaron los discípulos acerca del Templo (Mar. 13:1) estimuló a Jesús a decir que “no quedará piedra sobre piedra, que no sea derribada” (vers. 2). Esta predicción hizo que Pedro, Santiago, Juan y Andrés preguntaran: “¿Cuándo serán estas cosas? ¿Y qué señal habrá cuando todas estas cosas hayan de cumplirse?” (vers. 4). “Estas cosas”, en la primera pregunta, se refiere a la destrucción del Templo. “Estas cosas” en la segunda pregunta, es clarificado por Mateo: “¿Qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?” (Mat. 24:3). La segunda pregunta se refería al establecimiento del reino mesiánico, y los discípulos se preguntaban si había una relación entre esto y la destrucción del Templo.

II. La respuesta de Jesús acerca de la destrucción del Templo.

La respuesta de Jesús requería que los discípulos modificaran su comprensión del Reino. Mientras que la esperanza judía del Reino se concentraba en el Templo y la restauración del trono de David en Jerusalén, la esperanza que Cristo ofrecía se centraba en su glorioso retorno; y el momento en que ocurriría “nadie sabe [...] sino el Padre” (Mar. 13:32). De este modo, los apóstoles describían la Segunda Venida como la “bienaventurada esperanza” del cristiano (Tito 2:13), y es ésta la que domina el libro del Apocalipsis, escrito casi treinta años después de la destrucción del Templo.

La respuesta de Jesús con respecto a la destrucción del Templo contenía dos notas de precaución: “Mirad que nadie os engañe” (Mar. 13:5) y “pero aún no es el fin” (vers. 7). Siendo que no podemos trazar una línea clara con respecto a cuál de estos dos eventos se relaciona con el fin de la nación judía como pueblo elegido de Dios y cuál con el final del tiempo, es importante no permitir que las crisis de la historia socaven nuestra fe o nos hagan especular con respecto al fin del mundo.

La destrucción del Templo fue una de las manifestaciones históricas más crueles, inhumanas y salvajes. El hambre, la persecución, el saqueo, la destrucción, los terremotos y la muerte predichos en Marcos provocaron miserias inimaginables para el pueblo judío. El sitio y la destrucción del Templo, en el año 70 d.C., dejó un saldo de un millón de judíos muertos. El Templo mismo experimentó el cumplimiento de la “abominación desoladora” (Mar. 13:14; ver también Dan. 9:27; 11:31), cuando los romanos invasores no sólo destruyeron el Templo sino también pusieron ídolos paganos en su sagrado recinto y, eventualmente, en el año 135 d.C., erigieron un templo para Júpiter.

III. La respuesta de Jesús acerca del fin del mundo.

Aunque los eventos predichos en Marcos 13:6 al 19 tuvieron su cumplimiento principal en la destrucción de Jerusalén, también son aplicables al fin del mundo. La destrucción de Jerusalén representa la destrucción del mundo al final de esta época. Como tal, la iglesia afrontará calamidades espirituales y físicas (Mar. 13:6, 9-13). Pero los cristianos las deberían enfrentar como un llamado: “Mirad por vosotros mismos” (vers. 9), “pero aún no es el fin” (vers. 7). Con respecto al fin, Jesús predijo varios detalles específicos:

“Es necesario que el evangelio sea predicado antes a todas las naciones” (Mar. 13:10). Cumplir esta comisión en medio de la atroz persecución y crisis es una señal de que el fin está cercano (Mat. 24:14; Apoc. 14:6-12).

Aparecerán falsos cristos y falsos profetas con enseñanzas erradas, milagros y señales que, si fuera posible, engañarían hasta a los mismos elegidos. Algunas de esas falsas enseñanzas incluyen que Jesús vendrá en forma secreta (Mar. 13:21, 22, 26).

La cercanía del fin sería señalada por la persecución de los santos y los trastornos cósmicos que afectarán al sol, la luna y las estrellas (vers. 19, 24, 25; ver también Apoc. 6:12-14). La inestabilidad creciente indica que Dios está por establecer su Reino para siempre.

Nadie sabe el momento de su Venida (Mar. 13:32). Esto hace que sea inútil fijar fechas para este suceso, que es necesario un arrepentimiento vital ahora, y que velar y esperar son esenciales. La venida de Cristo será tan inesperada, que no habrá tiempo para prepararse a último momento. Por lo tanto, debemos estar preparados ahora (Mar. 13:34-37).

 


  • Estudio Bíblico Inductivo

Textos para estudiar: Mateo 24; Marcos 13:1-36; Lucas 21:5-40.

1.         El tiempo del fin. Para muchos adventistas, esas palabras evocan imágenes negativas de persecución religiosa, violencia a sangre fría y engaños espirituales. No obstante, el resultado final es abrumadoramente positivo. Contrasta los aspectos positivos y negativos de las siguientes experiencias humanas que, típicamente, terminan gloriosamente, y compáralas con el retorno de Jesús: 1) Casarse; 2) Tener un bebé; 3) Rendir exámenes finales; 4) Construir una casa; 5) Entrenarse para una competencia.

2.         La descripción que hizo Jesús de los eventos de los días finales ha advertido y animado a los creyentes durante casi dos mil años. Al pensar en las diferentes épocas de la iglesia cristiana (apostólica, romana, medieval, Reforma, moderna), ¿qué beneficio crees que recibieron los cristianos de estos pasajes en cada etapa? ¿De qué modo fueron diferentes, dependiendo de la situación? ¿De qué manera fueron iguales?

3.         Más importante que saber cuándo retornará Jesús es saber cómo estar listos para ese momento. ¿Qué promesa bíblica has reclamado como tuya y qué decisiones vitales has asumido para asegurarte de que te encontrarás con el Señor en paz? ¿Es jactancia decir que estamos preparados para el regreso de Jesús?

4.         ¿Qué papel juegan los diagramas proféticos en nuestro testimonio, como cristianos, de que estamos esperando el regreso del Señor? Si pudieras concentrarte en uno, a fin de estar preparado para el retorno de Jesús, elegirías 1) ¿el Antiguo Testamento o el Nuevo? 2) ¿Los evangelios o las epístolas? 3)¿las profecías o los Salmos? Para cada opción, explica brevemente tu elección.

5.         ¿Crees que Jesús viene pronto? Explica tu definición de “pronto”.

 


  • Testificación

Muchos adventistas encuentran difícil hablar acerca del fin del tiempo. ¿Por qué? Tal vez sea porque están felices con la vida aquí, sobre el planeta Tierra. O, tal vez, al pensar acerca del fin del tiempo acuden a su mente vívidas imágenes de un sufrimiento y un temor tan terribles, que es más fácil adoptar la mentalidad de “Me preocuparé acerca de ello cuando llegue”. Vivir en el plano de la negación puede ser temporalmente tranquilizador; pero, en algún momento, la realidad llegará a ser precisamente eso: una realidad. Cuando eso ocurra, si no estamos preparados, puede ser peor de lo que hemos esperado. Cualquiera que sea la razón por la que algunos adventistas no se concentran en el fin del tiempo y en los eventos futuros, si no se preparan para ello, ¿cómo podrán los demás –no creyentes– ser advertidos a tiempo?

Cristo ha dado a sus seguidores un “mapa de ruta” para el tiempo del fin. Él ha enunciado señales importantes: desvíos, bloqueos y rectas que su pueblo necesita seguir para transitar seguro hasta su segunda venida. Él no sólo quiere que usemos ese mapa caminero, sino también espera que lo compartamos cada día con nuestros compañeros de viaje. Ellos necesitan tener una oportunidad de detenerse en el camino y recibir instrucciones.

Necesitas crear en quienes te rodean la percepción del peligro que hay por delante. ¿Cómo puedes hacerlo sin causar hostilidad ni temor innecesarios? Primero, comienza cada día con una oración, entregando ese día al servicio de Dios. Luego, pídele que te dé oportunidades, durante el día, para testificar a otros. Pídele que te ayude a reconocer esas posibilidades y te dé las palabras apropiadas para hablar de modo de estimular, y no desanimar; interesar, y no aburrir. Promete a Dios que harás de esto una prioridad durante todo el día; él realizará la preparación de los corazones de quienes lo necesiten, para beneficiarse con tus intentos de testificación.

El desarrollo de los eventos del tiempo del fin, aunque pueda causar temor, es prueba adicional de que la historia de la salvación es absolutamente cierta. ¡Cuán bendecidos somos por tener este mapa caminero para consultarlo todo el tiempo!

 


  • Aplicación a la Vida

Rompamos el Hielo: La tipografía que usan los diarios para los eventos asombrosos son llamados “segunda venida” o “catástrofe”. Son letras grandes, bien negras y pesadas, reservadas sólo para los titulares de primera página de mayor importancia, como la tragedia del 11 de septiembre en Nueva York o el asesinato de algún presidente. Un día, la humanidad será testigo del gran evento según el cual esa tipografía ha sido llamada. La segunda venida del Señor seguramente será titular de primera plana, escrito en el cielo para que cada ojo lo pueda ver.

Preguntas para Reflexionar:

1.         Una noticia es GRANDE sólo si es relevante para la persona que la recibe. La segunda venida de Jesús será una GRAN noticia sólo cuando llegue a ser relevante. ¿De qué modo podemos trabajar para hacer que la segunda venida de Cristo sea relevante para las incontables personas que todavía no han oído acerca de ella, o acerca del cristianismo?

2.         Como adventistas del séptimo día, hemos oído durante toda nuestra vida que Cristo vuelve pronto. Pero hemos predicado su regreso por más de ciento sesenta años, y todavía no sucedió. ¿Cómo podemos explicar la demora a los no creyentes? ¿Disminuye eso nuestra creencia de alguna manera? Explica tu respuesta.

3.         ¿Qué lugar ocupa la segunda venida de Cristo en la vida cristiana? ¿Es sencillamente una utopía? ¿Es un estímulo para vivir una buena vida cristiana? ¿Es la razón para ser cristianos? En otras palabras, si no existiera la Segunda Venida, ¿serías cristiano de todos modos? ¿Optarías todavía por tener una relación profunda con Jesús, si esa relación estuviera limitada únicamente al tiempo que vivieras sobre la tierra?

Preguntas de aplicación:

1.         Toda la Biblia está saturada de promesas acerca de la segunda venida de Cristo. En el Antiguo Testamento, hay 1.845 referencias a la segunda venida de Cristo; y en el Nuevo Testamento son 318. Esto hace un promedio de una referencia por cada treinta versículos. Además, en 23 de los 27 libros del Nuevo Testamento hay referencias a este gran evento. Los cuatro libros que no se refieren directamente a la Segunda Venida son epístolas de un solo capítulo, escritas a personas específicas sobre un tema particular. En los tiempos bíblicos se consideraba urgente, importante y necesario hablar acerca de la Segunda Venida y vivir esperándola. Como “adventistas”, es importante entusiasmarnos acerca de la Segunda Venida como lo estuvo la iglesia primitiva. ¿Qué puedes hacer, tanto individual como colectivamente, para sentirte apasionado acerca de la venida del Señor?

2.         Estar constantemente buscando las “señales” de su Venida impide que vivamos para Cristo hoy. Esperar la segunda venida de Cristo no significa tratar de reconocer el día de la Venida, sino estar listos para ese día. ¿Cómo sabes si estás listo, o cuándo lo estás?

 

 

 

[Acerca de Nosotros]  [Centro Internacional de la Escuela Sabática]  [Ministerios de Iglesia][Ministerio de la Salud] [Ministerio de la Palabra]  [Ministerio Profético] [ Ministerios Apologético] [Ministerios de Música]  [Ministerios Audio-Visual [Centro White MPM]  [Centro de investigación]  [Centro de Noticias MPM] [Historia IASD]  [Iglesias ASD en la Red]  [Escríbenos]  [Conozca a Marissa]  [Conozca al Dr. Martínez]  [Foto-Album  Familia Martínez]   [Home]

 

Usted es el Visitante FastCounter by LinkExchange